Discipulado en la Nueva Era II - Enseñanza sobre la Meditación I

      


[ Anterior | Indice | Otros Libros | Siguiente ]

Castellano:
InglÚs:

ENSEÑANZAS SOBRE LA MEDITACIÓN

PRIMERA PARTE

 

     [e107] [I113] Continuando con las instrucciones de la Ciencia de la Meditación, recordaré que construimos sobre las mismas verdades fundamentales expuestas anteriormente en el libro El Discipulado en la Nueva Era, T. I, y que nuestras metas y objetivos siguen siendo los mismos. Nuestra preocupación inmediata es crear una unidad grupal arraigada en el amor, lo cual requiere el despertar del centro cardíaco para que adquiera mayor poder. En relación con esto repetiré (con algunas variantes) lo que dije anteriormente, por ser un prefacio apropiado para lo que voy a pedirles que hagan:

"Estas líneas de energía que vinculan y atan, pueden en realidad afluir únicamente desde el centro cardíaco. Por tal razón les asignaré ahora una fórmula de meditación grupal que estimulará el corazón para que entre en actividad, y vinculará el centro cardíaco (entre los omóplatos) con el centro coronario, por intermedio del centro cardíaco ubicado en el centro coronario (el loto de mil pétalos). Cuando ese centro cardíaco es adecuadamente radiante y magnético, vuelve a relacionarlos a ustedes entre sí y con todo el mundo. Cuando está conectado por un acto de la voluntad espiritual con el centro plexo solar, ayudará además a producir esa interacción telepática tan deseada y tan constructivamente útil para la Jerarquía espiritual -siempre que se establezca dentro de un grupo de discípulos consagrados y dedicados a servir a la humanidad. Entonces se podrá confiar en ellos. (Tomo I, pág. 94.)

     En lo que a los individuos concierne, la actividad del centro cardíaco nunca se manifiesta. Ésta es una verdad fundamental. Lo que anonada a la mayoría de los discípulos es que el plexo solar tiene la capacidad (cuando está purificado [I114] y dedicado) de identificarse con los individuos. El centro cardíaco únicamente reacciona bajo el impulso, la felicidad o infelicidad y otras relaciones grupales.

     [e108] Las formas diagramadas que van a continuación ilustran el procedimiento que sugiero seguir:

IMAGEN

     En el centro plexo solar hay dos puntos de luz vital que le da predominante importancia, actuando como distribuidor entre los centros que están abajo del diafragma y los que están arriba. Uno de estos puntos de luz está conectado con la vida síquica y astral inferior, el otro adquiere vivencia por la afluencia que proviene del centro coronario. Recordaré que los centros arriba del diafragma poseen un solo punto vital de energía, mientras que los centros abajo del plexo solar tienen también uno solo, pero el centro plexo solar tiene dos puntos de energía dinámica -uno muy antiguo y despierto, que expresa la vida del cuerpo astral, o cuerpo síquico inferior; el otro, espera ser llevado por el alma a una actividad consciente. Cuando tiene lugar esto, se produce un despertar hacia las cosas superiores de la vida y hace que el discípulo sea sensible a las "ondas superiores de la facultad síquica" (como las denominan los ocultistas tibetanos) del mundo espiritual.

     Este concepto es algo nuevo para el esoterista y el teósofo comunes y uno de los nuevos datos informativos dados a los discípulos (que se preparan para la iniciación). [i115] Esta verdad subyace en el método de meditación que trataré de darles, y comprende dos etapas -una, un aspecto o técnica que abarcará aproximadamente los primeros seis meses; la otra, los segundos seis meses. Esta doble meditación es grupal y tendrá principalmente efecto grupal, lo cual debe ser reconocido cuidadosamente por cada discípulo.

     Quisiera que meditaran muy seriamente sobre la información impartida. La meditación que deseo asignar consta de: [e109]

Etapa I En esta etapa la energía del centro cardíaco se eleva a la cabeza por la aspiración dirigida y controlada -deliberadamente estimulada, mentalmente valorada y emocionalmente impulsada. Elijo cuidadosamente mis palabras por su importancia simbólica.

Etapa II El envío deliberado de la energía espiritual al plexo solar por un acto de la voluntad; esto traerá como resultado el despertar del punto de fuerza, hasta ahora pasivo, que reside detrás (o más bien adentro) del centro activo y despierto.

     Evidentemente la primera etapa está dedicada a lo que se considera esotéricamente la "abstracción al centro de inspiración", y a esta abstracción los exhorto ahora a todos ustedes, antes del definido y detallado trabajo grupal que delinearé posteriormente. De acuerdo a la ley cíclica hay períodos de exteriorización y de abstracción, de servicio progresivo hacia la periferia de actividad y además una consciente abstracción de la conciencia desde el círculo externo hasta su nueva centralización en el propio corazón de la vida. A esta abstracción los invito, la cual debe ser continua y conscientemente mantenida hasta la próxima Luna llena de mayo o de Tauro. Podrían considerarlo como la fase individual del alineamiento y de la preparación que se le pide hacer a cada uno de ustedes antes de participar en la meditación grupal, la cual [i116] practicarán por el resto del año, después del mes de mayo o de Wesak. El éxito de la segunda etapa dependerá mayormente del éxito obtenido en la primera.

     La etapa primera se divide en dos partes, sobre las cuales les llamaré la atención. La primera parte de la primera etapa es una breve y dinámica meditación, practicada cada mañana con gran regularidad. La segunda parte es un proceso reflexivo, o un reconocimiento cultivado, que servirá para condicionar la actividad del día. Esta actitud condicionante debería ser de constante recapitulación del propósito y del objetivo y un proceso denominado "vida intencional". Significa primeramente el esfuerzo de vivir conscientemente en el centro, y desde allí exteriorizarse como actividad radiante y magnética. No hablo en símbolos, sino literalmente, pues todo es cuestión del enfoque de la conciencia. Si se mantiene constantemente tal actitud hasta el plenilunio de Wesak, mayo, las simientes individuales dentro de la periferia grupal (¿podría denominarse simbólicamente cáscara o envoltura de la simiente?) se convertirán en unidades vivientes y en poderosas energías (energía espiritual), y el consiguiente período de interrelación y de actividad grupales será análogamente poderoso. Para llevar [e110] adelante este proceso que conduce a la vida magnética irradiante, se sugiere el siguiente método:

ETAPA I

1. El alineamiento reflexivo del alma y la personalidad, empleando la imaginación creadora en el proceso. Ésta es una "sensación" o actividad astral.

2. La relación asumida entre plexo solar, corazón y cabeza y el enfoque que asume la conciencia debe estar en la región del centro ajna. Esto se hace mentalmente.

3. Cuando lo antedicho ha sido realizado y comprendido, viene luego la concentración de la aspiración y del pensamiento en el centro cardíaco, imaginándolo que está ubicado justamente entre los omóplatos. Debe tenerse la convicción de que la concentración de la energía mental se halla justa mente allí.

4. Le sigue luego el traslado consciente y gráfico (o imaginativo) de la aspiración de la vida y de la [i117] devoción de corazón al centro que está encima de la cabeza (el loto de mil pétalos), enfocándolo conscientemente allí.

5. Cuando se ha alcanzado esta etapa y se mantiene superficialmente, aunque firme, el consciente reconocimiento del lugar y de la actividad, entonces emítase muy suavemente tres veces la Palabra Sagrada OM, exhalándola hacia

a. el Alma,
b. la Jerarquía,
c. la Humanidad.

Estos tres factores constituyen ahora un triángulo de fuerza definido y unido.

6. invocación dada en mi comunicación de septiembre de 1939:

Los hijos de los hombres son uno y yo soy uno con elloS
Trato de amar y no odiar.
Trato de servir y no exigir servicio.
Trato de curar y no herir.

Que el dolor traiga la debida recompensa de luz y amor
Que el alma controle la forma externa.
La vida y todos los acontecimientos.
Y traiga a la luz el Amor.
Que subyace en todo cuanto ocurre en esta época.

[e111] Que venga la visión y la percepción interna.
Que el porvenir quede revelado.
Que la unión interna sea demostrada.
Que cesen las divisiones externas.
Que prevalezca el amor.
Que todos los hombres amen.

7. Procurar mantener esto constantemente en la memoria durante todo el día, y trabajar siempre recordando la meditación matutina.

     Esta actividad debería insumir sólo unos pocos minutos, pero si es llevada a cabo con una conciencia plenamente despierta y con [i118] cuidadosa atención enfocada, los resultados pueden ser muy poderosos y efectivos -mucho más de lo que creen. La meditación debería durar menos de diez minutos, después de familiarizarse con el proceso; así se asentará una base sólida para el trabajo y la meditación grupales, que les daré en mayo cuando les imparta las instrucciones personales y grupales.

     En el momento de la Luna llena de cada mes -después de recibir estas instrucciones y hasta nuevo aviso- les pediré que trabajen de la manera siguiente:

1. Simbólica, gráfica e imaginativamente, agrúpense los veinticuatro miembros del grupo alrededor de su Instructor y -con Él- enfrenten a Oriente, permaneciendo en semicírculo un poco detrás de Él.

2. Luego extendiendo sus manos en bendición, pronuncien audiblemente y con solemne intención la fórmula o Mántran de Unificación que comienza con "Los hijos de los hombres son uno", que emplean cada mañana en su meditación personal. Proyecten el poder de su pensamiento y voluntad enfocados en, y detrás de las palabras.

3. Permanezcan unidos en la luz que afluye siempre desde Oriente y véanla afluir a través del Maestro, hacia cada uno de ustedes, penetrando por el centro coronario, de allí al centro cardíaco y de éste dirigirla, por un acto de la voluntad enfocada -expresada e impelida conscientemente-, hacia el pasivo punto de tenue luz que se halla en el plexo solar.

4. Después, retirándose nuevamente al centro coronario, esforzarse conscientemente por ver vinculados los tres centros (coronario, cardíaco y plexo solar), de modo que las cabezas de todos los miembros del grupo piensen como una sola y los corazones de los miembros del grupo amen como uno solo. Su aspiración (mediante el despertar [e112] espiritual del plexo solar) surgirá también hacia arriba como un sólo movimiento espontáneo. Esto creará a su debido tiempo un campo magnético de luz y vida, dentro del cual el nuevo grupo de servidores del mundo vivirá, madurará y llegará a la fructificación.

     [i119] Mantengan todo el proceso en la mente hermanos míos, en forma sencilla y sin complicaciones. Si siguen las instrucciones que anteceden, con la simplicidad de un pequeño niño, se producirá una situación donde será posible llevar a cabo el trabajo. No esperen resultados. Deben realizar el trabajo delineado, que si se efectúa correctamente trae inevitables resultados. Pero como ya he dicho, "la vida interna de reflexión y la vida externa donde se expresa el amor, determinarán el éxito de la necesaria relación grupal y la fuerza de su trabajo futuro" al servir a la humanidad.


Castellano:
InglÚs:

[ Anterior | Indice | Otros Libros | Siguiente ]

Esta obra está bajo una licencia de: Creative Commons License
Los Libros Azules
© 2010 — info@libros-azules.org