Discipulado en la Nueva Era II - Cartas a L-T. S. K.

      


[ Anterior | Indice | Otros Libros | Siguiente ]

Castellano:
InglÚs:

L-T. S. K.

 

[e618] Septiembre de 1943

Hermano mío:

     Durante muchos años ha existido un vínculo entre nosotros. Comenzó muchas vidas atrás. Usted debería haber alcanzado una etapa más íntima en el discipulado si no fuera porque siempre ha estado dispuesto, y aún lo está, a responder a lo irreal e [i725] innecesario y a lo que se interpone entre usted y el claro, firme e iluminado progreso que debería haber logrado en el Sendero. Observará que no empleo aquí la palabra espejismo. La razón es que aparentemente la palabra no tiene sentido alguno para usted, y creí que debería hacer resaltar el hecho de que el espejismo (en lo que a usted concierne) significa aquello que lo desvía del sendero deseado, absorbe su atención, le impide concentrarse sobre las realidades de la vida y las circunstancias, lo ubica siempre en el centro de algún gran proyecto como mente-maestra que hace algún descubrimiento, o como el arquitecto de un edificio destinado a albergar a la humanidad, y se interpone entre usted y el simple deber de un discípulo consagrado -invariablemente usted es eso.

     Un buen ejemplo de lo que quiero decir lo tiene, hermano mío, en los dos proyectos que ha desarrollado durante los últimos seis meses para la salvación y la unidad mundiales. Uno de ellos se supone que era en respuesta al pedido de que escribiera un artículo, pero le requerí otro, el más importante, y no lo escribió todavía. Forjó los planes, se ocupó de presentarlos al público en un mejor estilo. Por lo tanto, ¿para qué sirvieron? Sólo para desviarlo de los simples deberes del día, nutrir su inclinación de hacer algo grande, impedirle que colaborara verdadera y prácticamente en mis planes que conoce bien, y que los discípulos de mi Ashrama se han consagrado a materializar. Ése es el deber que tienen ellos, no por exigencia autoritaria o por espíritu de ciega obediencia, sino porque pertenecen a mi Ashrama por libre elección e idéntico propósito (hasta donde puedan conocerlo), y responden voluntariamente a mis planeadas intenciones con espíritu de dedicación al bien de la humanidad

     Todo me indica que aún tiende a dejarse esclavizar por vagas visiones y formulaciones de algo [i726] grandioso y responde negativamente a las ideas colectivas de los hombres de mente progresista, porque no piensa en forma positiva ni original. El espejismo aún lo aferra.

     [e619] Quizás me pregunte hermano mío: ¿Por qué me retiene en Su grupo? ¿Por qué no espera hasta que haya aprendido bien las cosas y eliminado esta tendencia? Porque usted necesita de la protección del Ashrama y -desde ese centro de protección- tiene que aceptar la obediencia que le debe a la intención ashrámica, y trabajar dirigido por las intenciones amorosas de Aquellos a Quienes reconoce como discípulos con más experiencia que usted. Además pertenece a mi Ashrama debido a una antigua asociación que mereció, como recompensa, este reconocimiento y oportunidad, porque fue el primero que apreció el significado de mis libros, la enseñanza que encierran y ayudó a A.A.B. en su obra. Por esa razón mereció mi aprecio y el de ella, y ha tenido el de ambos. Ésta fue la única y clara idea espiritual que tuvo en esta encarnación. Por lo tanto, el Ashrama lo protege rodeado por sus hermanos y durante esta breve encarnación usted constituye una responsabilidad -la cual, con su colaboración, podrá convertirse en un acervo grupal en la próxima encarnación.

     Le digo en verdad y con un definido propósito, que no se desaliente en lo más mínimo, sino que acepte los hechos. ¿Qué hechos, hermano mío? Se lo diré (con mi usual franqueza). Explicaré lo que yo y quienes lo conocen bien, creemos que debería ser su actitud durante el resto de esta vida. Si acepta estas ideas y colabora voluntariamente, hará mucho para liberarse; si se niega a ver la luz, sólo demorará el proceso y seguirá necesitando la cuidadosa protección del Ashrama, durante un período más largo. Permítame primero poner de relieve la trayectoria del espejismo como prueba inteligente de los puntos que quiero tratar.

     No me ocuparé de su vida, antes del período de reconocimiento que le permitió prestar un servicio sobresaliente a mí y al mundo. Su reconocimiento y la ayuda prestada al trabajo que yo estaba realizando, liberaron ciertas energías que tendrán mucho [i727] que ver con el cambio de conciencia de la humanidad. Recuerde que la Jerarquía tiene presente el servicio que usted prestó.

     Lo absorbió el espejismo del maravilloso descubrimiento que iba a hacer, que abarcaría varios años de experimentación y no conduciría a parte alguna. ¿Por qué? Porque no tenía el entrenamiento ni la capacidad para hacer el trabajo. Mentes más capaces que la suya lo harán mejor y de otra manera. Su equipo era inadecuado.

     Lo embargó el espejismo del poder espiritual, que durante meses desvió a sus hermanos de grupo. Siempre respondió ilusionado a las personalidades del mundo de los negocios que lo engañaron y alucinaron, llevándolo a situaciones escabrosas y difíciles y, con el tiempo, se vio obligado a reconocer que no eran lo [e620] que había creído. ¿Qué es esto, sino espejismo de las personalidades? Mientras no haya aprendido a ver a las personas tal como realmente son, no puede efectuar el trabajo exotérico de un discípulo.

     Luego vino un intervalo. Le pedí su renuncia del grupo, y la puerta del Ashrama interno se cerró para usted, lo cual le hizo mucho bien, tratando en ese período de dedicarse a los asuntos de la vida, vigilándose cuidadosamente. Luego, la puerta del Ashrama volvió a abrirse y fue admitido nuevamente a la vida grupal. Durante un año todo pareció andar bien, pero el estímulo dual del Ashrama y del trabajo activo de mi grupo resultó demasiado y volvió a embargarlo el espejismo

     Comenzó formulando grandes esquemas para la regeneración del mundo y una superorganización, sin embargo, durante todo el tiempo, el trabajo que yo quería ver realizado y los delineamientos del trabajo que indiqué, a los cuales están dedicados sus hermanos de grupo y mi Ashrama, no tuvieron cabida en sus proyectos. Se sintió desgraciado y desorientado por la falta de simpatía, no obstante, ¿qué esperaba de sus hermanos? ¿Hubiera querido que ellos me ayudaran a liberarlo de los descabellados proyectos y planeamientos, o preferido que lo respaldaran a usted para reforzar el espejismo que lo aferró?

     Aquí están mis sugerencias hermano mío, hechas con todo [i728] amor y comprensión y el verdadero aprecio de su sinceridad, devoción, su grande y hermoso poder de persistencia su humildad esencial y su real necesidad de protección Acepte el hecho de que:

1. Necesita protección y también ser agradecido.

2. En esta vida no posee el equipo mental ni la clara visión que le permitan ser un dirigente, un organizador o un ante-proyectista para la Jerarquía.

3. No es lo bastante joven para hacer muchos cambios básicos en la personalidad, porque el sexto rayo produce la cristalización con demasiada rapidez.

4. La solución inmediata de su problema la hallará cumpliendo sus deberes del hogar y de los negocios, en un esfuerzo por llevar felicidad a quienes lo circundan en su medio ambiente Una simple y humilde vida de servicio y auto-olvido hará más para liberarlo que todo esfuerzo violento por comprender y luchar contra el espejismo. Aún no capta cuál es; sólo la mente iluminada lo dominará y, por lo tanto, no puede hacer otra cosa que fortalecer su contacto con el alma, viviendo una vida espiritual y práctica en el plano físico Y absteniéndose totalmente de pensar en el mundo [e621] futuro, los futuros descubrimientos científicos, los futuros órdenes mundiales y la manera en que pueden ser instituidos.

     Cuando su mente se preocupa de los aspectos universales de la vida, se desorienta; su tendencia a crear formas mentales llega a ser violenta y entonces la iluminación del alma no puede penetrar. Debe aprender a llevar esa iluminación a la vida diaria de su personalidad en el plano físico. Usted retuvo en el plano mental la iluminación que recibió y la dedicó a cosas demasiado grandes para usted en esta encarnación y para su actual equipo, lo cual le produjo el actual estado crónico [i729] de espejismo. Lleve una vida práctica, bondadosa, humilde y amorosa, por el resto de esta vida y demuestre la belleza de las relaciones de la personalidad. De esta manera liberará su mente de las presiones demasiado intensas y comenzará a hollar el camino de la liberación.

     ¿Puede hacerlo, hermano mío? ¿Podrá llevar la espiritualidad a los asuntos financieros y vivir en ese mundo como un discípulo? Si no puede hacerlo tendrá que aprender, porque en el discipulado se debe vivir la vida en todos sus aspectos, y los negocios son un aspecto de la vida humana. ¿Puede llevar paz, felicidad y confianza a su hogar y a la Sede de mi trabajo en el mundo, con la cual usted esta asociado? ¿Puede comenzar ya a ser esa persona a quien puede dirigirse el que busca ayuda, sabiendo que la obtendrá en forma práctica y le permitirá ver el siguiente paso a dar? Usted podrá hacer y ser todas estas cosas, hermano mío. Su tarea es poner de manifiesto el discipulado en la vida diaria, y no tratar de imitar a quienes están más avanzados que usted.

     Realice el trabajo grupal y practique la meditación según lo indicado. No le asigno trabajo especial alguno. Quiero verlo más estrechamente integrado en el grupo de mi Ashrama, del cual es parte. No dude ni vacile. Usted forma parte de mi Ashrama y eso le otorga la protección necesaria y también le acarrea el riesgo de sobrestimarse. Lo circundan cálidamente el amor, la comprensión y la gratitud de sus hermanos de grupo. Es innecesario asegurarle que goza de mi solícita protección y de mi constante interés. Los años se lo habrán probado.


Noviembre de 1944

Mi hermano y amigo de antaño:

     No es absolutamente necesario que viva en ese estado de constante y profunda depresión y de autoculpabilidad. Años atrás soñaba en servir al Maestro, en que Él lo conociera y en formar parte de Su grupo o Ashrama. Ansiaba obtener el grado, técnicamente [e622] entendido, de discípulo aceptado. Sirvió al Maestro y nos prestó, como ya dije, un notable servicio. He llegado a conocerlo y [i730] quizás el hecho de este conocimiento y sus implicaciones, lo perturben tan profundamente. Usted es parte integrante de un grupo afiliado a mi Ashrama y también un discípulo aceptado. Por lo tanto, tiene muchas razones para sentirse alentado.

     Sin embargo, es consciente de las debilidades y los fracasos. Que así sea. Pero queda el hecho de que la tendencia y los propósitos principales de su vida lo han llevado al Ashrama. Repito, que así sea, hermano mío. Quienes pertenecen al Ashrama, exceptuando los de grados superiores de iniciados, a veces fallan.

     Una de las cosas que dije en mi última comunicación fue que a su edad era casi imposible cambiar. Sin embargo, hizo un cambio definido durante el año pasado, porque se negó a forjar ideas ilusorias que lo caracterizaron en años anteriores y con frecuencia lo perjudicaron, trayéndole un real progreso -más real que en cualquier otro momento, lo cual casi me sorprendió. Cuando traté este asunto con un miembro de mi Ashrama (desconocido para los que pertenecen a este grupo que estoy instruyendo), dijo: "Después de todo, el alma es un Maestro y cuando la fuerza de la maestría es liberada y trae pasividad y obediencia, es difícil predecir los acontecimientos posibles". Su pasividad expresada en el plano físico mayormente como depresión y fatiga, produjo una negatividad que imposibilitó todo espejismo, lo cual ayudó grandemente debilitando, por medio de la atrición, el aferramiento que tenía sobre su cuerpo astral. Procure que no vuelva a fortalecerse. No se sienta deprimido; simplemente sea negativo hacia todo indicio de espejismo y que mis palabras lo alienten porque no hablo en forma superficial, sino verazmente No obtendrá un progreso espectacular en esta vida. Acéptelo como una realidad y siéntase feliz por el venidero período de sosiego, antes de pasar al más allá. Aproveche al máximo el tiempo, lea, estudie y piense.

     Muchas veces me pidió que le explicara los rayos a que pertenecen los tres cuerpos de su personalidad. Lo hago ahora, porque tal información puede serle de valor.

     Como sabe, su alma es de tercer rayo y su personalidad de sexto. Respecte a esta última, su tarea consiste en trasladarla [i731] al primer rayo, de manera que en la próxima vida vendrá a la encarnación trayendo la difícil combinación de tres y uno. Para ello lo habrán preparado el entrenamiento, la disciplina y los descubrimientos que haya hecho en la encarnación actual y, por lo tanto, podrá enfrentar el futuro con cautela, pero con seguridad.

     Su cuerpo mental es de quinto rayo, de allí su interés por las cosas científicas; pero la naturaleza de la capacidad de su mente [e623] no es tal que pueda beneficiarse con ellas, debiendo aceptar esta realidad.

     Su cuerpo astral es de primer rayo, por eso lo aferró tan poderosamente el espejismo -heredado de tres vidas anteriores; en esta vida se centralizó y acrecentó su poder, debido a su naturaleza astral de primer rayo. Usted determinó volitivamente enfrentar el espejismo; en su vida anterior corrió el gran riesgo de deslizarse en el sendero de la magia negra. Debido a que me conoció a mí y a mi trabajo y colaboró en forma instantánea, anuló totalmente esa posibilidad, pero la tendencia al espejismo permaneció y aún permanece.

     Su cuerpo físico es de tercer rayo, el cual intensificó los peores aspectos de este rayo, porque la energía del alma (que no está dirigida por una mente iluminada) lo estimula a veces y puede producirse el espejismo en la actividad del plano físico.

     Si puede desarrollar aún más la percepción mental y si en esta vida y en la próxima logra alguna medida de iluminación, desaparecerán todas las dificultades que ahora enfrenta. En su próxima encarnación tendrá que esforzarse para actuar por medio de un cuerpo astral de segundo rayo, porque en realidad su difícil equipo carece de la fuerza de segundo rayo. En su actual equipo tiene demasiadas energías en la línea de primer rayo, y su meta final debe ser obtener una personalidad de segundo rayo, después de su futura personalidad de primer rayo en la próxima vida. Usted necesita amor y luz y si los recibiera en su cuádruple naturaleza inferior, produciría grandes transformaciones, que deben tener lugar mediante un gran interés y amor hacia los demás y un rígido control y desarrollo mentales.


[i732] Agosto de 1946

Hermano de antaño:

     Estas son palabras de despedida en lo que concierne a su afiliación física con mi Ashrama. Comenzaré por asegurarle que el vínculo interno permanece intacto y persistirá, y no tengo la menor idea de cuándo obtendrá liberación y podrá con toda seguridad entrar en el Ashrama. El progreso que hubiera podido realizar en esta vida, como resultado de mis enseñanzas y ayuda correctivas, lo anuló mayormente con su indolente aceptación del fracaso, la profunda y duradera "convicción de su pecaminosidad" (si puedo emplear una frase tan anticuada) y la constante preocupación interna sobre sus relaciones grupales. Fracasó, hermano mío. ¿Por qué continuar año tras año abrumado por el fracaso, con la mirada fija en el fracasado yo inferior? Todos han fracasado y fracasarán en [e624] alguna línea. A veces les sucede a los Maestros cuando hacen el primer intento de recibir una de las iniciaciones superiores, y desde el ángulo jerárquico eso no significa fracasar. Al fracaso casi no se lo reconoce como tal, sino que se hace el esfuerzo para buscar la causa del fracaso y de la incapacidad de presentarse ante el Iniciador Uno, porque todos los efectos provienen de una causa verificable. Así debería ser en todas las etapas del progreso, hasta en el esfuerzo relativamente sin importancia (desde el punto de vista del trabajo jerárquico), como su intento de adquirir el derecho de entrar en mi Ashrama, o lo que se denomina "penetración ashrámica", y de allí ascender a través de numerosos fracasos graduales, hasta llegar al bien conocido fracaso del Buda por alcanzar Su meta.

     Por lo tanto, mi mensaje se basa en las palabras del iniciado Pablo: "Olvidando las cosas que quedaron atrás, sigue adelante". No se preocupe más por el pasado, trate más bien que estos pocos años que le quedan de vida sean de utilidad y cumplan el propósito de mi trabajo, para lo cual será necesario que adquiera y reconozca un espíritu sin ambiciones, dedicado a perfeccionar las relaciones de cada día. Si se preocupa de embellecer y espiritualizar los asuntos cotidianos no tendrá tiempo para reaccionar ante el espejismo; su mente y su deseo [i733] (su naturaleza kama-manásica) estarán, con un definido propósito, físicamente orientados, siendo el factor más importante para usted vivir correctamente en el plano físico.

     Su enfoque espiritual continuará inalterable, y esta tenacidad (que ha demostrado siempre) mantiene incólume su relación conmigo y sus hermanos; por lo tanto, no debe preocuparse por esa expresión espiritual en su propio plano, sino por su expresión en el plano físico, que es lo que ha fallado. Reflexione constantemente sobre éstas, mis palabras. Si enfoca la actitud y naturaleza espirituales, en el plano físico, el resultado será una vida más dinámica, en vez de la vida básicamente negativa que lleva en la actualidad, cuyos resultados lo sorprenderán.

     No le doy meditación alguna. Quiero que su vida espiritual afluya y descienda a la vida diaria, y no trate de elevar su alma humana hacia un contacto egoico que raras veces logra, por lo menos conscientemente en esta vida. Su problema se debió a que en el pasado obtuvo un definido contacto con el alma, pero no supo manejar la fuerza engendrada. En esta encarnación, esa fuerza afluyó en gran medida al cuerpo astral y evocó el espejismo y el engaño que malograron su vida. Pero posee una vasta reserva de poder espiritual acumulado en niveles más elevados que el astral, y quizás podrá recurrir a esa fuente de amor y luz, si su principal concentración y preocupación es el perfeccionamiento de su [e625] vida diaria en el lugar donde reside, en el medio ambiente y en las circunstancias de las cuales es responsable.

     No tema, pues no cesaré de dirigirle mi atención ni de pensar en usted, como lo he hecho durante todos estos años. Deseo sinceramente que triunfe; he sentido mucho cada fracaso suyo. Quise verlo dentro del Ashrama, pero aún no ocurrió. Sin embargo, puede dar un paso adelante en esta vida si obedece las instrucciones en los postreros años. Avance con confianza, hermano mío; el grupo nunca lo abandonó y no es necesario asegurarle que lo tengo en mi mente.


Castellano:
InglÚs:

[ Anterior | Indice | Otros Libros | Siguiente ]

Esta obra está bajo una licencia de: Creative Commons License
Los Libros Azules
© 2010 — info@libros-azules.org