Los Rayos y las Iniciaciones - Los Rayos y las Iniciaciones que enfrena la Humanidad

      


[ Anterior | Indice | Otros Libros | Siguiente ]

Castellano:
InglÚs:

SEGUNDA PARTE - SECCION SEGUNDA

EL ASPIRANTE Y LAS INICIACIONES MAYORES

LOS RAYOS Y LAS CINCO INICIACIONES QUE ENFRENTA LA HUMANIAD

 

     Consideraremos ahora el tema de los rayos y la iniciación. Esto significa, en realidad, un estudio de los rayos que condicionan activamente el sendero de la iniciación. Recuerden que tratamos aquí el sendero de la iniciación y no principalmente el sendero del discipulado, aunque ambos están estrechamente relacionados; tampoco tratamos el carácter y los actos del discípulo, sino una sola cosa: el tipo de energía de rayo que hace posible cualquier iniciación específica, independientemente de los rayos a que pertenece el iniciado.

     En realidad estoy considerando la iniciación como un proceso planetario y no como un proceso que afecta al iniciado individual, lo cual consideraré en el punto titulado "La Significación de las Iniciaciones". Tomaremos cada iniciación y la estudiaremos tal como está delineada en las págs. 437-38. Probablemente lo hallen más interesante, y comprenderán con mayor facilidad lo que [e466] entonces dije, si en lo posible captan algunas implicaciones en lo que ahora voy a impartir.

     [i567] Estas cinco iniciaciones están regidas por los impulsos de la energía de los rayos séptimo, sexto, quinto y cuarto, más la influencia dinámica del primer rayo en el momento de la quinta iniciación. Observarán por lo tanto que las iniciaciones que enfrenta la humanidad común están condicionadas por un rayo menor y, sin embargo, traen finalmente la energía del Rayo de Aspecto más elevado, el de la Voluntad o Poder. Esta energía eléctrica dinámica debe actuar en un sentido nuevo y diferente, si queremos que las cuatro iniciaciones superiores se conviertan en objetivos vivientes en la conciencia del iniciado. Es por esta razón que la quinta iniciación se denomina la Iniciación de la Revelación. En esta iniciación, le es concedido al iniciado una comprensión del primer aspecto o voluntad, y por primera vez le es revelada al iniciado la naturaleza del Propósito divino; hasta ahora se ha preocupado de la naturaleza del Plan, que después de todo es un efecto del Propósito.

     Durante estas cinco iniciaciones preliminares, el iniciado se va dando cuenta progresivamente de la verdadera naturaleza de los rayos menores, en su aspecto creador y como expresión de la cualidad del mundo manifestado. En las cuatro iniciaciones superiores, llega lentamente a una tenue comprensión del propósito de la creación; sin embargo, el verdadero propósito y la naturaleza de la voluntad del Logos planetario sólo serán revelados en el siguiente sistema solar, donde Su personalidad fusionada con el alma demostrará el propósito viviente dentro del "círculo no se pasa" de los tres planos cósmicos inferiores.

     No es necesario ocuparnos de estas ideas abstrusas. Estudiemos las condiciones de la energía cuando el iniciado pasa de una iniciación a otra, hasta permanecer ante el portal de la revelación.

Primera iniciación. El Nacimiento en Belén. Séptimo Rayo.
La Energía de Orden o Magia Ceremonial.

     Ante todo consideraremos el tipo de energía expresada por el séptimo rayo y dónde reside su potencia y eficacia, desde el ángulo de la iniciación. A medida que estudiemos estas iniciaciones y sus rayos condicionantes, haremos una triple clasificación al respecto: [i568]

1. El tipo de energía y su cualidad, en relación con los procesos de determinada iniciación, con la cual ese tipo de energía está asociado.

2. Su efecto sobre la humanidad, considerando a la humanidad como un discípulo mundial.

3. La naturaleza estimulante de la energía, al expresarse: [e467]

a. En los tres aspectos de la naturaleza del iniciado -mental, astral y físico.

b. Por intermedio de la personalidad fusionada con el alma, el iniciado "bien conceptuado" -una frase de profunda implicación oculta.

     En este momento particular de la historia mundial, la energía del séptimo rayo es de creciente potencia porque es el nuevo y entrante rayo que reemplaza al sexto, el cual ha regido durante tanto tiempo. Cuando hablamos de energía de rayo estamos considerando, en realidad, la cualidad y el aspecto voluntad-propósito de cierta gran Vida a la cual damos el nombre de "Señor de Rayo". Hallarán mucha información sobre estos Señores de Rayo en los tomos anteriores de este Tratado sobre los Siete Rayos. Su intención, voluntad y propósito divino o la proyección determinada de Su mente, crean una radiación o corriente de energía que -de acuerdo al tipo y cualidad- actúa sobre todas las formas de vida manifestada dentro de nuestro "círculo no se pasa" planetario. Estos Señores de Rayos son las energías creadoras y sustentadoras que complementan la Voluntad del Logos planetario. Colaboran con Él en la definición y expresión de Su supremo propósito. Sus radiantes emanaciones son objetivadas y retiradas cíclicamente. A medida que se irradian en los tres mundos, las energías que hacen impacto, producen cambios, disturbios, progreso y desenvolvimiento, crean las nuevas formas necesarias y vitalizan y cualifican aquello por lo cual se expresa la inmediata intención divina, intensificando tanto la cualidad como la receptividad de la conciencia.

     En otros momentos, durante el proceso de ser retiradas "a su propio lugar", causan la desaparición o la muerte del aspecto forma, de las instituciones y "organismos [i569] organizadores" (empleando una frase peculiar), produciendo por lo tanto ciclos de destrucción y cesación, y dando así lugar a esas nuevas formas y expresiones de vida que serán producidas por un rayo entrante. El retiro gradual del sexto Rayo de Idealismo y de Devoción, la devoción centrada en un solo punto, ha sido responsable del fermento, la cristalización, la destrucción, la muerte y las separaciones, durante el siglo pasado; las cosas antiguas van desapareciendo a medida que el Señor del sexto Rayo aparta Su atención y, por lo tanto, Su energía; actualmente Su radiación ya no está centrada o enfocada en la vida de los tres mundos. En forma simultánea la energía y la radiación del Señor de séptimo rayo va siendo cada vez más poderosa en los tres mundos.

     La entrada de un rayo produce siempre un intensificado período de actividad iniciática, como sucede ahora. El efecto principal, [e468] en lo que concierne a la humanidad, es posibilitar la presentación de millares de aspirantes y solicitantes para la primera iniciación los hombres en vasta escala y en formación masiva pueden pasar actualmente por la experiencia de la Iniciación del Nacimiento. Millares de seres humanos pueden experimentar el nacimiento de Cristo dentro de sí mismos y comprender que la vida, la naturaleza y la conciencia crísticas les pertenecen. La iniciación del "nuevo nacimiento" de la familia humana tendrá lugar en Belén simbólicamente comprendido, pues Belén es la "casa del pan" -término oculto que significa experiencia en el plano físico. Estas grandes iniciaciones, complementadas por las energías de rayo, deben ser registradas en el cerebro físico y anotadas en la conciencia vigílica del iniciado, debiendo ser así en este asombroso período, en el cual -por primera vez desde que la humanidad apareció sobre la Tierra- puede tener lugar una iniciación en masa. La experiencia no necesita ser expresada en términos ocultos y, en la mayoría de los casos, no lo será; el iniciado individual que recibe esta iniciación, es consciente de grandes cambios en su actitud, hacia sí mismo, sus semejantes, las circunstancias y hacia sus interpretaciones de los eventos de la vida. Éstas son peculiarmente las reacciones que acompañan a la primera iniciación; el iniciado registra entonces una nueva orientación hacia la vida y un nuevo [i570] mundo de pensamiento. Esto será igualmente verdad en vasta escala, en lo que se refiere al hombre moderno, el iniciado mundial de primer grado. Los hombres reconocerán en muchas vidas la evidencia del surgimiento de la conciencia crística, y las normas de vida serán acrecentadamente reajustadas a la verdad, tal como existe en las enseñanzas impartidas por Cristo.

     Esta conciencia crística que va desarrollándose en las masas, creará necesariamente un fermento en la vida diaria de los pueblos de todas partes; la vida de la personalidad, orientada hasta ahora hacia la obtención de fines materiales y puramente egoístas, luchará contra la nueva e interna comprensión; el hombre "carnal" (para emplear las palabras de Pablo, el iniciado) combatirá al hombre espiritual, tratando cada uno de obtener el control. En las primeras etapas, después de "el nacimiento" y durante "la infancia" del Cristo-Niño (hablando nuevamente en símbolos), triunfa el aspecto materialista. Más tarde triunfa la vida crística. Esto es bien sabido. Cada iniciación indica una etapa en el crecimiento y desarrollo de este nuevo factor en la conciencia y la expresión humanas, y ello continúa hasta la tercera iniciación, en que el "hombre maduro surge en Cristo". Entonces, en la quinta iniciación, el iniciado está preparado para registrar, comprender y anotar, la revelación largamente esperada.

     En relación con el individuo y la primera iniciación, el séptimo [e469] rayo se halla siempre activo y el hombre está capacitado para registrar conscientemente la realidad de la iniciación, porque el cerebro o la mente (y frecuentemente ambos), están controlados por el séptimo rayo. Este hecho es de importancia actualmente en relación con la humanidad, pues permitirá al género humano atravesar el portal que le dará entrada al primer proceso iniciático. Evidentemente el período actual, en el cual los seres humanos (en grandes grupos) pueden recibir la primera iniciación, corresponde a esa situación en que el pan es el principal interés de los hombres de todas partes. La humanidad pasará por esta iniciación del "nacimiento" y manifestará la vida crística en gran escala, por primera vez, durante un período de reajuste económico, [i571] del cual la palabra "pan" no es más que un símbolo. Este período empezó en el año 1825 y continuará hasta el fin de este siglo. El desenvolvimiento de la vida crística -como resultado de la presencia y actividades del segundo aspecto divino del amor- traerá como resultado el fin del temor económico, y "la casa del pan" se convertirá en "la casa de la abundancia". El pan -como símbolo de la necesidad material humana- será eventualmente controlado por un vasto grupo de iniciados de la primera iniciación -aquellos cuyas vidas comiencen a ser controladas por la conciencia crística, conciencia de la responsabilidad y del servicio. Hay miles de estos iniciados en la actualidad, y cuando llegue el año 2025 habrá millones. Toda esta reorientación y desenvolvimiento será el resultado de la actividad del séptimo rayo y el impacto de su radiación sobre la humanidad.

     El séptimo rayo es, por excelencia, el medio de relación. Une los dos aspectos fundamentales espíritu y materia. Relaciona el alma con la forma, y en lo que concierne a la humanidad, el alma con la personalidad. En la primera iniciación, hace al iniciado consciente de esta relación; le permite beneficiarse de esta "dualidad que se aproxima" y -mediante el perfeccionamiento del contacto- producir en el plano físico el surgimiento del "nuevo hombre" a la manifestación. En la primera iniciación, mediante el estímulo creado por la energía del séptimo rayo, la personalidad del iniciado y la superinfluyente alma, son conscientemente unidas; entonces el iniciado sabe, por primera vez, que es una personalidad fusionada con el alma. Su tarea consiste ahora en desarrollarse a semejanza de lo que esencialmente es. Este desarrollo se demuestra en la tercera iniciación, la de la Transfiguración.

     La función principal de este séptimo rayo es reunir los aspectos negativo y positivo de los procesos naturales. Por lo tanto rige las relaciones sexuales de todas las formas; es la potencia que subyace en la relación matrimonial y por eso, debido a que este rayo viene a la manifestación en este ciclo mundial, tenemos la [e470] aparición de fundamentales problemas [i572] sexuales -libertinaje, perturbaciones en la relación marital, divorcio y la iniciación de esas fuerzas que producirán eventualmente una nueva actitud hacia el sexo y el establecimiento de esas prácticas, actitudes y percepciones morales, que regirán las relaciones entre los sexos durante la nueva era venidera.

     La primera iniciación, por lo tanto, está estrechamente relacionada con este problema. El séptimo rayo rige el centro sacro y la sublimación de su energía en la laringe o el centro creador superior; por ello, él inicia un período de enorme actividad creadora, tanto en el plano material, mediante el estímulo de la vida sexual de todos los pueblos, como en los tres mundos, por el estímulo producido cuando el alma y la forma se relacionan conscientemente. La primera y principal prueba de que la humanidad (por intermedio de la mayoría de la gente avanzada) haya pasado por la primera iniciación, será la aparición de un ciclo de arte creador totalmente nuevo. Este impulso creador adoptará formas que expresarán las nuevas energías entrantes. Así como el período regido por el sexto rayo ha culminado en un mundo en que los hombres trabajan en grandes talleres y fábricas para producir la inmensa cantidad de objetos que consideran necesarios para su felicidad y bienestar, así en el ciclo del séptimo rayo veremos a los hombres ocupados en escala aún mayor, en el campo del arte creador. La devoción a los objetos será reemplazada eventualmente por la creación de lo que expresará más verdaderamente lo Real; la fealdad y el materialismo cederán su lugar a la belleza y a la realidad. En gran escala, la humanidad ha sido ya "conducida de la oscuridad a la luz", y la luz del conocimiento colma la tierra. En el período que hay por delante, regido por la radiación influyente del séptimo rayo, la humanidad será "conducida de lo irreal a lo Real". La primera iniciación posibilita esto al individuo y lo posibilitará a las masas.

     Es necesaria la energía del séptimo rayo para poner orden en el caos, y ritmo en reemplazo del desorden. Esta energía traerá el nuevo orden mundial que todos los hombres esperan; restablecerá los antiguos jalones, indicará [i573] las nuevas instituciones y formas de civilización y cultura que exige el progreso humano, y nutrirá la nueva vida y los nuevos estados de conciencia que registrará acrecentadamente la humanidad evolucionada. Nada detendrá esta actividad; todo lo que acontece hoy, a medida que los hombres buscan los nuevos caminos, la unidad organizada y la seguridad pacífica, están complementados por el entrante Rayo de Orden o Magia Ceremonial. La magia blanca de las rectas relaciones humanas no puede ser detenida; inevitablemente se manifestará en forma efectiva, porque la energía de séptimo rayo [e471] está presente, y el Señor de Rayo está colaborando con el Señor del Mundo para establecer la "reforma" necesaria. Las personalidades fusionadas con el alma, actuando regidas por la influencia de este rayo, crearán el nuevo mundo, expresarán las nuevas cualidades e instituirán esos nuevos regímenes y métodos organizados de actividad creadora que demostrarán la nueva vivencia y las nuevas técnicas de vivir. La distorsión de estos ideales del séptimo rayo y la prostitución de esta energía entrante para servir las ambiciones oscuras y egoístas de hombres ambiciosos, han producido esos sistemas totalitarios que en la actualidad aprisionan tan terriblemente el espíritu libre de los hombres.

     Resumiendo lo dicho:

1. La energía del séptimo rayo es el poderoso agente de la iniciación, es decir, del proceso de la primera iniciación, cuando es recibida en el plano físico.

2. Su efecto sobre la humanidad será:

a. Producir el nacimiento de la conciencia crística en el conjunto de seres humanos de aspiración inteligente.

b. Iniciar ciertos procesos evolutivos relativamente nuevos que trasformarán a la humanidad (como discípulo mundial) en humanidad (como iniciado mundial).

c. Establecer en forma nueva e inteligible el siempre existente sentido de relación y así establecer en el plano físico rectas relaciones humanas. Su agente es la buena voluntad, reflejo [i574] de la voluntad al bien del primer aspecto divino. La buena voluntad es el reflejo de este primer Rayo de Voluntad o Propósito.

d. Reajustar las relaciones negativas en positivas; en la actualidad se llevará a cabo principalmente en conexión con la relación sexual y el matrimonio.

e. Intensificar la creatividad humana y de esta manera hacer que el nuevo arte sea la base de la nueva cultura, como factor condicionante de la nueva civilización.

f. Reorganizar los asuntos mundiales e iniciar así el nuevo orden mundial. Esto pertenece definidamente al reino de la magia ceremonial.

3. Su estímulo sobre el iniciado individual será:

a. Traer a la existencia en el plano mental una amplia, difundida y reconocida relación entre el alma y la mente.

b. Producir cierta medida de orden en los procesos emocionales del iniciado, y ayudar así a realizar el trabajo preparatorio de la segunda iniciación.

c. Permitir al iniciado, en el plano físico, establecer ciertas [e472] relaciones a fin de prestar servicio, aprender la práctica elemental de la magia blanca y manifestar la primera etapa de una vida verdaderamente creadora.

     En lo que concierne al iniciado individual, el efecto que produce la energía del séptimo rayo, en su vida, es extremadamente poderoso, lo cual se comprende fácilmente debido a que su mente y su cerebro están condicionados por el séptimo rayo, cuando tiene lugar conscientemente el proceso iniciático. Su efecto en el plano mental es similar al que sucede -en mayor escala- en el planeta, pues esta energía de rayo fue empleada por el Logos planetario cuando unió las dualidades principales espíritu y materia, en el comienzo de Su trabajo creador. Ambos aspectos de la mente (la mente concreta inferior y el alma, el Hijo de la Mente) se relacionan más estrechamente y entran eventualmente en una reconocida y consciente asociación en el [i575] plano astral; el séptimo rayo restablece el orden dentro de la conciencia astral y (en el plano mental su influencia produce la creatividad, la organización de la vida y la unión "en la cabeza" de las energías inferiores y superiores, de tal manera que "nace el Cristo". Consideraremos en detalle este último punto cuando nos ocupemos del significado de las iniciaciones; entonces veremos que está involucrada la relación entre el cuerpo pituitario y la glándula pineal.

     Finalmente, la energía del séptimo rayo -en el proceso iniciático entre la primera y la segunda iniciaciones- permite al iniciado (en su vida en el plano físico) demostrar el desenvolvimiento del sentido de organización y orden, expresar consciente y crecientemente el deseo de ayudar a sus semejantes, establecer relaciones con ellos, y hacer que su vida creadora se manifieste de muchas maneras.

     Todos estos factores están en embrión en su naturaleza, pero ahora comienzan a establecer conscientemente las bases para el futuro trabajo iniciático; hoy las disciplinas físicas son de gran importancia, aunque su valor es frecuentemente sobrestimado y su efecto no siempre es bueno; las relaciones establecidas y sostenidas son a veces de poco valor, debido a que el discípulo está generalmente autocentrado y no posee -por ignorancia y carencia de discriminación- la completa pureza de móvil. No obstante, los cambios creados, por la influencia de este rayo, se hacen acrecentadamente efectivos vida tras vida; la relación del discípulo con la Jerarquía, la reorganización de su vida en el plano físico y su creciente esfuerzo por demostrar el sentido esotérico de la magia blanca, serán cada vez más vitales, hasta que esté preparado para la segunda iniciación. [e473]

Segunda Iniciación. El Bautismo en el Jordán. Sexto Rayo.
La Energía del Idealismo y de la Devoción.

     Durante el proceso iniciático, entre la primera iniciación del Nacimiento de Cristo y el comienzo del consciente desenvolvimiento de percepción y vida crísticas, la vida del iniciado ha tenido una pronunciada reorientación. [i576] Ahora es capaz de adherirse en forma igualmente pronunciada y a menudo fanática, al programa de aspiración y dedicación al bien (tal como lo ve en esta etapa). Está simbolizado en el relato sobre Jesús, donde a los doce años era tan consciente de que "debía ocuparse de los asuntos de su Padre", que desafió y causó angustia a Sus progenitores, asombró a quienes eran mayores que Él, por Su aplomo y conocimiento espirituales, lo cual contrarrestó yendo a Galilea y "subordinándose" a Sus progenitores. Una actitud tan similar (sin tener la desarrollada e incluyente comprensión manifestada por Cristo) puede observarse en el discípulo durante el período en que tiene lugar la nueva orientación; el discípulo está aprendiendo a disciplinar su naturaleza inferior y a lograr cierto dominio sobre sus tendencias físicas; de esta manera, libera energía física y ordena su vida. Esto lleva mucho tiempo y puede abarcar un ciclo de muchas encarnaciones. Lucha constantemente contra su naturaleza inferior y las exigencias de su alma (según las interpreta, con cierta ignorancia), estando en constante oposición con la naturaleza animal y acrecentadamente en relación con la naturaleza emocional.

     Sobre todo, se hace consciente de una relación secundaria, que involucra un problema muy difícil, agravando la lucha e intensificando su problema. Descubre que su naturaleza emocional, sus facultades síquicas inferiores, su desenvolvimiento astral y la potencia del espejismo, están ahora en contra suyo.

     La reorientación que hoy enfrenta debe lograrla principalmente en el plano astral, porque ése ha sido, durante incontables eones, el nivel de su principal polarización y fue dominado por la esfera de actividad y el estado de conciencia. El cuerpo físico no es un principio; el cuerpo etérico, desde los días atlantes, ha sido el agente de su energía astral porque la naturaleza mental no está aún desarrollada y por lo tanto no puede controlar adecuadamente. Descubre que vive en un caos de reacciones emocionales y de espejismos condicionantes. Comienza a [i577] comprender lentamente que para recibir la segunda iniciación debe demostrar control emocional; comprende también que debe poseer algún conocimiento de esas energías espirituales que disiparán el espejismo, más una comprensión de la técnica por la cual la iluminación proveniente de la mente -como agente transmisor de la luz del alma- puede [e474] disipar estos espejismos y, de esta manera, "purificar" la atmósfera", en un sentido técnico.

     Podría acentuarse que ningún iniciado hasta ahora ha manifestado un control completo durante el período intermedio entre determinada iniciación y la siguiente; el período intermedio es considerado como "un ciclo de perfeccionamiento". Lo que queda atrás y está subordinado a la comprensión superior va siendo dominado lentamente por las energías que se han de liberar en la conciencia del iniciado, en esa iniciación para la cual se está preparando. Este período intermedio es siempre de gran dificultad. Las energías que van siendo registradas, activadas y finalmente empleadas, aumentan constantemente en número y potencia en cada iniciación; dichos impactos sobre los rayos del alma y de la personalidad del iniciado, los vehículos subsidiarios, por medio de los cuales trabaja en los tres mundos, y sus rayos condicionantes individuales, producen al principio tremendas dificultades, que el iniciado debe dominarlas y solucionar los problemas involucrados. Así se convierte en un Maestro, y al avanzar el proceso, cada iniciación llega a ser (después de la tercera iniciación, la Transfiguración) menos ardua y penosa; por esta razón es acrecentadamente el amo de su propia situación individual. Sin embargo, está ocultamente implicado en las dificultades y en los problemas del grupo, y de ese conjunto de grupos que llamamos humanidad.

     El proceso iniciático entre la primera y la segunda iniciación es, para una gran mayoría, el peor momento de aflicción, dificultad, comprensión de los problemas y el esfuerzo constante por "absolverse a sí mismo" (como se dice esotéricamente), a lo cual el discípulo está sujeto en cualquier momento. La frase que dice: el objetivo del iniciado es "absolverse así mismo" es quizás la más [i578] atrayente e iluminadora de todas las definiciones posibles, de la tarea a emprender. La tormenta ocasionada por su naturaleza emocional, las oscuras nubes y nieblas en las cuales deambula constantemente, y que ha creado durante todos los ciclos de vida han de ser despejadas para que el iniciado pueda decir que el plano astral ya no existe para él, y todo lo que resta de ese antiguo y poderoso aspecto de su ser, es la aspiración, respuesta sensible a todas las formas de vida divina y una forma por la cual el aspecto inferior del amor divino, la buena voluntad, puede afluir sin impedimento.

     Desde un punto de vista más amplio, esta lucha por purificar la atmósfera del mundo, la enfrentará la humanidad después de la primera iniciación, que hoy se halla muy cercana. Por lo tanto verán por qué Cristo debe reaparecer en estos momentos, por que Él preside la primera y segunda iniciaciones, y Su llegada indicará [e475] que la humanidad ha recibido la primera, lo cual confirmará y consolidará el trabajo realizado e inaugurará el ciclo y el período mundiales donde tendrá lugar la tarea de reorganizar la vida emocional y síquica de la humanidad; este período liberará la energía de la buena voluntad y creará así, automáticamente, rectas relaciones humanas.

     En lo que respecta a toda la humanidad, polarizada como lo está en la naturaleza emocional, el efecto de este sexto rayo es en extremo potente. Su energía ha estado actuando siempre sobre los hombres, desde que vino a la encarnación, y los últimos 150 años vieron que esa potencia llegó a ser extremadamente efectiva. Dos factores han destacado este efecto:

1. El sexto Rayo de Idealismo o Devoción, es el rayo que normalmente rige el plano astral, controlando sus fenómenos y matizando su espejismo.

2. La corriente de energía que viene a nuestra vida planetaria, desde la constelación de Piscis, ha condicionado durante dos mil años la experiencia humana y está particularmente adaptada para fusionarse con la energía de sexto rayo y complementarla, y producir la situación que justamente ahora rige los asuntos mundiales.

     [i579] La actividad conjunta de esas dos grandes corrientes de energía cósmica, actuando sobre el tercer centro planetario, la Humanidad, y a través de él, ha creado esa excepcional condición en la cual "la raza de los hombres" puede permanecer ante el Iniciador planetario, el Cristo, y bajo el estímulo concentrado de la Jerarquía, recibir la apropiada iniciación.

     Debemos recordar aquí que las masas pueden recibir y recibirán la primera iniciación, pero que un grupo muy grande de aspirantes (mucho más de lo que se cree) pasará por la experiencia de la segunda iniciación, la del Bautismo purificador. Son esas personas que expresan las cualidades esenciales del reconocimiento ideológico, la adhesión consagrada a la verdad tal como la presienten, la reacción profunda a las disciplinas físicas (impuestas desde que participaron en la primera iniciación, en muchas vidas anteriores) y la creciente respuesta al aspecto aspiracional del cuerpo astral, aspiración que trata de establecer contacto con el principio mental y expresarlo. Este grupo particular de la familia humana, son iniciados regidos por el deseo-mente, así como los que reciben la primera iniciación son iniciados en los planos físico-etéricos.

     La actividad de este sexto rayo ha traído a la luz del día las crecientes tendencias ideológicas del género humano. Estas [e476] ideologías mundiales (de las cuales existen muchas en la actualidad), son creadas por una triple reacción a las dos corrientes de energía ya mencionadas:

1. El desenvolvimiento del principio mental en la humanidad durante esta era aria, ha obligado al deseo adoptar la forma de grandes conceptos masivos, que en conjunto rige la tendencia de la masa hacia el desenvolvimiento mental.

2. La constante y creciente influencia del alma, actuando como levadura en el plano astral, ha sacado el deseo de su enfoque estrictamente autocentrado y lo ha llevado a una nueva y hasta ahora inexpresada conciencia emocional grupal; esto hace que la naturaleza emocional fusionada de los hombres se exprese masivamente en grandes ideologías, aunque egoístamente expresada e impulsada por excesos emocionales, indican nuevas y mejores metas. Estas metas asumirán contornos [i580] más claros y deseables cuando el aspirante mundial reciba la segunda iniciación.

3. La influencia generada por la energía de Shamballa, que por primera vez ha hecho contacto directo con la Humanidad, está produciendo un vórtice emocional donde los antiguos ideales e instituciones se están divorciando de los espejismos que hasta ahora los controlaban, permitiendo así emerger en la conciencia de la raza, nuevas y mejores ideologías.

     Todos estos factores son responsables de la situación mundial actual; grandes ideologías, poderosas agrupaciones de trabajadores y pensadores, dedicados a cambiar el antiguo orden, y los esfuerzos masivos para poner fin a la separatividad, están simultáneamente presentes. La esencial unidad etérica mundial (de la cual el teléfono, la radio y el avión son la expresión tangible) está llevando a vastos grupos humanos, de todas partes, a una actividad emocional unida, imponiendo así esas pruebas preliminares que preceden siempre a la iniciación, por cuyo medio pasan actualmente quienes son capaces de recibir la segunda iniciación.

     No puedo extenderme aquí sobre las variadas ideologías que van apareciendo en el mundo de los hombres -impulsadas por la Jerarquía, precipitadas en la conciencia humana desde el plano mental por el nuevo grupo de servidores del mundo, complementadas por la energía de sexto rayo, por la predominante energía pisceana y por la energía organizadora del entrante séptimo rayo, a las cuales responden emocionalmente las masas humanas enfocadas en el plano astral. Esta situación ideológica es clara para todos los observadores inteligentes, etapa necesaria y preliminar para la creación del nuevo orden mundial; proporciona un punto de crisis y el necesario punto de tensión que permitirá hoy a los [e477] aspirantes ya preparados, que suman miles, pasar la experiencia de la segunda iniciación y sufrir la purificación de la fluida naturaleza emocional en la Iniciación del Bautismo. Por medio de esta experiencia, el aspirante regido por el deseo y la mente, estará en una condición positiva y espiritual para producir (en el plano astral) esos cambios, reordenamientos y reajustes fundamentales, que [i581] pondrá a ese nivel de conciencia planetaria en línea con el propósito divino inmediato: la manifestación del reino de Dios.

     La actuación de la energía de sexto rayo, resultado del largo ciclo de energía pisceana, y el impacto de la energía acuariana entrante, traerá una enorme transformación en el "reino acuoso" del plano astral. El agua ha sido siempre el símbolo de ese plano -fluido, tormentoso, que refleja todas las impresiones, fuente de nieblas y brumas y, sin embargo, esencial para la vida humana. La era pisceana, ahora en proceso de desaparecer, está también estrechamente relacionada con este plano y con el símbolo del agua; fijó en la conciencia humana la comprensión de que "los hombres, como los peces, están sumergidos en el mar de las emociones". Acuario es conocido además por el símbolo del agua, pues es el "portador de agua". El sexto rayo reunirá todas estas energías en tiempo y espacio: energía de rayo, energía pisceana, energía acuariana y energía del plano astral mismo, lo cual también produce un vórtice de fuerza invocador de energía mental; este factor controlador ha sumergido a la humanidad a un tumultuoso conocimiento de ideologías contradictorias, que ha precipitado un vórtice reflejado en la guerra mundial, siendo responsable de la crisis y del punto de tensión actuales. Este punto crítico de tensión permitirá a los grupos de aspirantes -que hayan pasado la primera iniciación- recibir la experiencia del Bautismo, palabra que se identifica también con el agua. Simultáneamente, grandes masas humanas recibirán la primera iniciación y "en la casa del pan" permanecerán ante el Iniciador.

     Por lo tanto, el esperado Cristo iniciará en un futuro inmediato y en preparación para Su venida, dos grupos de aspirantes; este estrecho acercamiento a la humanidad, del Cristo y de la Jerarquía de Maestros, es el complemento de las energías iniciáticas que cristalizan las ideologías en la conciencia humana y fomenta -si puedo expresarlo así- la energía latente del reino de Dios.

     En lo que se refiere al iniciado individual que debe recibir la iniciación del Bautismo, el efecto que produce la energía de sexto rayo [i582] sobre su naturaleza, es fácilmente observable debido a la extrema potencia del segundo aspecto de la personalidad en los tres mundos, o sea, su cuerpo o naturaleza astral. En las primeras etapas del impacto de la energía de sexto rayo, sobre su naturaleza [e478] emocional, se genera un perfecto vórtice de fuerza, entonces sus reacciones emocionales se tornan violentas e impulsivas; sus espejismos se intensifican y ejercen control, y su aspiración asciende constantemente, pero al mismo tiempo se ve limitada y obstaculizada por la fuerza de su devoción a alguna ideología presentida. Más tarde, bajo la influencia de un creciente contacto con el alma (en sí misma, el segundo aspecto de su divinidad esencial), su naturaleza emocional, de deseos y aspiraciones, se tranquiliza y va siendo cada vez más controlada por la mente; su alineamiento se convierte en astral-mental-alma. Cuando se ha logrado este estado de conciencia y las "aguas" del cuerpo astral están tranquilas, y reflejan lo bello y lo verdadero, y cuando sus emociones se han purificado por el intenso autoesfuerzo, entonces el discípulo puede entrar en las aguas bautismales, es sometido a intensa experiencia purificadora que, hablando esotéricamente, le permite "salir para siempre de las aguas, sin estar en peligro de ahogarse o sumergirse"; puede ahora "andar sobre la superficie del mar y seguir sin peligro adelante hacia su meta".

     El efecto de la actividad de sexto rayo sobre la naturaleza mental es, como podrán imaginarse, la tendencia ante todo -a la cristalización del pensamiento, la reacción a las ideologías aprisionantes y la mental y fanática adhesión a los ideales de la masa, sin comprender su relación con la necesidad del momento o sus asignados aspectos creadores. Más adelante, cuando el discípulo se prepara para la segunda iniciación, estas tendencias son trasformadas en devoción espiritual hacia el bienestar humano y en adhesión unilateral al Plan de la Jerarquía; entonces toda reacción emocional a la Jerarquía de Maestros se desvanece y el discípulo puede trabajar ahora sin ser obstaculizado por constantes disturbios astrales.

     El efecto de la energía de sexto rayo sobre la personalidad integrada del discípulo, podría decirse que produce una condición, donde su naturaleza [i583] es definidamente astral-búdica; el esfuerzo emocional unilateral que realiza para orientarse hacia el alma, lo convierte gradualmente en "un punto de tensa aspiración, inconsciente de la crisis, firmemente arraigado en el amor que surge del alma".

     Resumiré lo dicho sobre el efecto de la energía de sexto rayo:

1. La energía de sexto rayo trae dos grandes resultados:

a. Una comprensión embrionaria de la naturaleza de la voluntad, que determina la vida del iniciado.

b. Un conflicto pronunciado entre el yo inferior y el yo superior, lo cual revela al iniciado el antiguo conflicto entre la naturaleza emocional y la verdadera comprensión.

[e479] Esto produce una reorientación básica de la vida del iniciado y de toda la humanidad.

2. En relación con la humanidad, los efectos del sexto rayo son:

a. El desarrollo de la tendencia a purificar la atmósfera mundial, liberando así la energía de la buena voluntad.

b. El establecimiento de una condición donde la "raza de los hombres" pueda recibir la primera o la segunda iniciación.

c. El repentino y poderoso surgimiento de las ideologías mundiales.

d. La transformación básica en el plano astral, la cual está produciendo puntos de crisis y un punto de tensión.

3. En relación con el iniciado individual, el sexto rayo produce:

a. Una aguda situación donde se genera un vórtice de fuerza.

b. En este vórtice se intensifican todas las reacciones emocionales e ideológicas del aspirante.

c. Más tarde, cuando éstas se apaciguan, el alineamiento del iniciado se convierte en astral-mental-alma.

d. Tiene lugar, en conexión con su vehículo mental, la cristalización de todo pensamiento y la adhesión fanática al idealismo de la masa. [i584]

e. Tales tendencias se trasforman después en devoción espiritual hacia el bienestar humano.

f. La naturaleza y expresión de la personalidad se hace definitivamente astral-búdica.

     Por lo tanto verán cuán inmediata e importante es la oportunidad que enfrenta la humanidad. Un sin número de hombres darán el primer paso hacia el desarrollo de la conciencia crística y pasarán así por la primera iniciación. A menudo (podría muy bien decir generalmente) esto tiene lugar sin la comprensión consciente del cerebro físico. Esta primera iniciación es, y siempre ha sido, una iniciación masiva, aunque sea individualmente registrada y anotada. Millares de aspirantes en cada país (como resultado de un esfuerzo consciente por comprender) se hallarán ante el iniciador y recibirán la Iniciación del Bautismo. El pan y el agua son los símbolos de estas dos primeras iniciaciones; ambas son esencialidades básicas para la vida en el sentido físico, y también espiritualmente fundamentales en sus implicaciones, y esto el iniciado lo sabe. Ambas iniciaciones son las únicas dos de importancia significativa en la actualidad, dada su proximidad relativa.

     [e480] El retorno de Cristo trajo a la superficie estas tendencias espirituales subjetivas del género humano y ha hecho posible ambas iniciaciones; la actividad de séptimo Rayo de Orden y de sexto Rayo de Idealismo ha generado en la humanidad la tendencia a la magia blanca de las rectas relaciones humanas. Han fomentado también la tendencia al control ideológico de la conciencia humana. La desaparición de la era pisceana con su tipo de energía, y la entrada al poder de la era acuariana (con sus potentes energías purificadoras y su cualidad de síntesis y universalidad) harán posible el nuevo orden mundial. Por lo tanto, es evidente que la oportunidad que se le presenta a la humanidad nunca fue tan promisoria, y la relación y fusión conjunta de todas estas energías hacen que la manifestación de los Hijos de Dios y la aparición del reino de Dios, sea un acontecimiento inevitable en nuestra vida planetaria.

     [i585] Poco podremos decir en relación con la humanidad cuando estudiemos las otras energías de rayo y sus efectos iniciáticos. Sólo las dos primeras iniciaciones, que son complementadas por Cristo y están "bajo la aprobación supervisora de la Jerarquía espiritual", podrá recibir la humanidad. La iniciación de la Transfiguración no es todavía para la masa humana. Sin embargo, podemos estudiar los efectos de estos rayos en lo que concierne al discípulo individual, porque las posteriores iniciaciones -desde la tercera en adelante- son administradas por el Señor del Mundo desde Su lugar elevado en Shamballa; en el período mundial actual estas iniciaciones se administran y registran individualmente y se reciben conscientemente y en plena conciencia vigílica.

     Por lo expuesto se darán cuenta que necesariamente tengo algo más que decir sobre las primeras tres iniciaciones y sobre los efectos que producen los rayos en el iniciado y en la humanidad, que sobre las iniciaciones superiores cuando entremos a considerarlas. El efecto de los impactos de rayo en las tres primeras iniciaciones llegan por medio del alma y -durante este período- el iniciado es un aspirante esforzado, inspirado y estimulado por la Jerarquía, de la cual va siendo acrecentadamente consciente. Después de la tercera iniciación, que como bien se sabe es en realidad la primer iniciación mayor, la energía de rayo es aplicada (si puedo emplear palabra tan inadecuada) por intermedio de la Tríada espiritual utilizando el antakarana.

     Después de la cuarta iniciación, los efectos se sienten predominantemente en el grupo del iniciado y en su campo de servicio allí él constituye un punto de tensión y precipita grandes puntos de crisis. Sus propios puntos de crisis y de tensión existen, pero misteriosamente, sólo en relación con la conciencia que tiene de grupo, en el cual desempeña una parte acrecentadamente potente.

     [e481] Los grupos afectados por el progresivo proceso iniciático, al cual el discípulo está siendo sometido, son tres, y los efectos producidos diferencian y condicionan su servicio grupal, de acuerdo con la iniciación que está pasando; desde este ángulo debemos estudiar la iniciación, [i586] los efectos de rayo y los resultados producidos dentro de los tres grupos, y son:

1. El grupo en el cual el iniciado está trabajando en el plano físico y que es la exteriorización (existente en los planos mental y astral) de una fase del trabajo fomentado por el nuevo grupo de servidores del mundo. Los discípulos e iniciados en manifestación física son actualmente miembros de ese grupo, punto focal del esfuerzo actual que realiza la Jerarquía. Por intermedio de ese grupo afluye energía espiritual desde cinco de los ashramas, y son:

a. El ashrama del Maestro K.H., especialmente relacionado con el trabajo de educación.

b. El ashrama del Maestro D.K. (yo), especialmente relacionado con los aspirantes para la iniciación.

c. El ashrama del Maestro R., especialmente relacionado con la reorganización y reconstrucción de Europa, desde el punto de vista de la economía.

d. El ashrama del Maestro Morya, cuando trata de descubrir, influir y dirigir las actividades de los trabajadores en el campo político de todo el planeta.

e. El ashrama del Maestro Hilarión, cuando supervisa los descubrimientos (y su aplicación) en el movimiento científico del mundo actual.

Notarán, por lo tanto, el profundo y difundido interés de este campo de energía, donde la energía de rayo está ahora activa.

2. El grupo que puede considerarse a sí mismo conscientemente como el propio grupo del iniciado, en el sentido de que va influyendo lentamente a quienes lo circundan, reuniendo el personal y formando el núcleo del ashrama mediante el cual algún día servirá al mundo. Quienes reciben la iniciación no crean necesariamente sus propios ashramas, aunque un gran número lo hace. El trabajo de estos iniciados, que no forman un ashrama, es extremadamente misterioso, desde el punto de vista de la humanidad aspirante, y poco puedo decir sobre el tema. Estos iniciados trabajan [i587] en conexión con los planes que emanan de Shamballa, de los cuales la humanidad nada puede saber; trabajan con los tres reinos subhumanos de la naturaleza, y cada uno tiene su propio grupo peculiar y específico de iniciados-trabajadores. Si no lo hacen, son transferidos a ciertos grupos de trabajadores dedicados a [e482] actividades vinculadas con la evolución dévica o angélica, o en relación con la manifestación de energías sobre las que nada puedo divulgar. Trataremos sólo la expansión de conciencia y la experiencia de esos iniciados que permanecen -en sus actividades y metas- relacionados con la humanidad y con la Jerarquía. Aquí puede señalarse que:

a. El trabajo de la evolución dévica está regido por la energía de rayo del tercer Buda de Actividad.

b. El trabajo de la humanidad está influido por la energía de rayo del segundo Buda de Actividad, que personifica, en un sentido muy peculiar, la energía condicionante de la Jerarquía.

c. El trabajo con los reinos subhumanos de la naturaleza está regido por el estímulo de energía del primer Buda de Actividad.

Cada una de estas grandes Vidas energetizadoras trabaja por intermedio de ciertos Maestros e iniciados de la sexta iniciación; dichos Maestros trabajan plenamente conscientes en el plano átmico, el plano de la voluntad espiritual; desde ese nivel elevado actúan como agentes transmisores de la energía de uno de los tres Budas de Actividad. Los tres Budas son los Agentes creadores del Logos planetario y los Manipuladores de la Ley de Evolución.

3. El grupo ashrámico del que forma parte el iniciado y dentro del cual su influencia o radiación espiritual, es acrecentadamente sentida.

La percepción del iniciado y su capacidad para trabajar conscientemente dentro de esta triplicidad de grupos, se convierte en el principal objetivo de todos sus esfuerzos, una vez que ha quedado atrás la tercera iniciación. Su radiación magnética y la expresión de sus energías controladoras -previamente a esta etapa de desenvolvimiento- son [i588] las del alma, actuando por intermedio de la personalidad. Después de la tercera iniciación esta radiación y la energía expresada se hacen acrecentadamente monádicas y están sujetas a tres etapas:

1. La etapa en la cual el aspecto inferior de la Tríada espiritual (la mente abstracta) llega a ser poderosa como portadora de ideas, que son transformadas por el iniciado en ideales para servir a la humanidad.

2. La etapa en que la razón pura, más la voluntad espiritual, hacen de él un servidor efectivo del Plan y un transmisor, en forma progresiva, del Propósito subyacente en el Plan.

3. La etapa en que la energía monádica pura fluye a través de él, enfocando la voluntad al bien, tal como es registrada por la Jerarquía, y el sentido de universalidad (no como una vaga frase, sino como una potencia específica) en el plano físico.

     [e483] Un cuidadoso estudio de esta serie de actividades en desarrollo y de expansión de conciencia indicará por qué y cómo nuestra vida planetaria es una inmensa síntesis de actividad ordenada.

     Las energías de rayo, al emplear el mundo creado de la forma y el "mundo de formas amorfas" (es decir, los niveles etérico cósmicos de actividad), constituyen la aplicación de un gran proceso de actividad iniciática, que rige, controla y condiciona, cada expresión de la vida divina en todos los reinos de la naturaleza -subhumano, humano y superhumano. El iniciado penetra en este mundo de energías activas en movimiento y en él debe desempeñar conscientemente su parte. Como es bien sabido, actualmente el trabajo del aspirante consiste en llegar a ser un trabajador consciente, autocontrolado y espiritual, que emplea la energía dentro del "círculo no se pasa" de los tres mundos y -como frecuentemente he señalado- actúa primero, controlando su instrumento físico, demostrándolo en la primera iniciación y durante los procesos iniciáticos sucesivos; segundo, controlando su naturaleza emocional sensoria, demostrando ese control en la segunda iniciación; luego, en la tercera iniciación, debe llevar a la actividad visible el elemento mental, funcionando así en los tres mundos como personalidad fusionada con el alma, empleando la mente iluminada como factor fusionador y sintetizador. Realizadas [i589] estas cosas, puede -también en plena conciencia- empezar a ser activo, como un "radiante punto de crisis y productor de la tensión necesaria".

     Estos tres grupos constituyen esencialmente puntos de tensión planetaria y producen crisis en la vida de los individuos que han sido influidos, y también en la Jerarquía y en la vida planetaria. Así son creadas las condiciones que hacen posible la evolución. Algún día la historia del proceso evolutivo será escrita por un iniciado de la gran Logia Blanca, desde el ángulo de sus puntos de crisis y los subsiguientes puntos de tensión. Esto permite a las formas vivientes, sometidas a este impacto dual, introducirse en mayores zonas de conciencia. Cada reino de la naturaleza puede ser considerado un punto de tensión dentro de la esfera del Ser del Logos planetario, y cada uno -en tiempo y espacio- está en proceso de generar esos puntos de crisis que producirán un potente (y a menudo repentino) progreso en el Sendero de Evolución. Actualmente la humanidad, en su situación actual, constituye un punto de crisis planetaria, generando un punto de tensión tal, que permitirá en breve avanzar en la dispensación de la cultura y civilización de la nueva era. El estudio del aspirante individual va paralelamente.

     Estos pensamientos e ideas deberán tenerse en cuenta cuando estudiemos las restantes tres iniciaciones mayores que enfrenta la humanidad común. [e484]

Tercera iniciación. La Transfiguración. Quinto Rayo.
La Energía del Conocimiento Concreto.

     Debido a que todos los discípulos deben estar centrados en el plano mental y actuar desde ese nivel de conciencia, es de suma importancia la comprensión de este tipo de conciencia. Se dice muy fácil y superficialmente que los discípulos (lógicamente es así) e iniciados deben emplear la mente, y que su polarización debe ser mental. Pero ¿qué significa esto? Daré algunas definiciones concisas de esta energía de rayo, dejando que ustedes la apliquen individualmente y, por el estudio de estos conceptos sobre la mente, aprendan a valorar su propia condición mental. [i590]

1. La energía de lo que tan peculiarmente se llama "ciencia concreta", es la cualidad o naturaleza condicionante del quinto rayo.

2. Constituye preeminentemente la sustancia del plano mental. Este plano corresponde al tercer subplano del plano físico, siendo, por lo tanto, de naturaleza gaseosa -si quieren utilizar su analogía como símbolo de su naturaleza. Es volátil, fácilmente dispersiva, y agente receptor de la iluminación, y su efecto puede ser ponzoñoso, pues sin duda existen condiciones en que "la mente es el matador de lo Real".

3. Esta energía se caracteriza por tres cualidades:

a. La cualidad resultante de la relación con la Tríada espiritual es denominada "mente abstracta", y el impacto que la afecta proviene del nivel átmico de la Tríada espiritual, el de la voluntad espiritual.

b. La cualidad que en este sistema solar responde fácilmente al rayo mayor del planeta, el de amor-sabiduría. Tan responsiva es, que -en conjunción con emanaciones de los tres mundos- ha producido la única forma existente en el plano mental. Esta forma, en sentido planetario, es la del reino de Dios y, en sentido individual, la del ego o alma.

c. La cualidad básicamente relacionada con las emanaciones o vibraciones que surgen de los tres mundos, que en forma creadora dan por resultado las miríadas de formas mentales que se hallan en los niveles inferiores del plano mental. Por lo tanto, podría decirse que estas tres cualidades o aspectos del quinto rayo de energía espiritual producen:

El pensamiento puro.
El pensador o el Hijo de la Mente.
Las formas mentales. [e485]

4. Esta energía (en lo que concierne al género humano) es la constructora de formas mentales, y todas las impresiones de los planos físico, etérico y astral, la obligan a entrar en actividad en el nivel del conocimiento concreto, con una resultante presentación caleidoscópica de formas mentales. [i591]

5. Fundamentalmente es hoy la energía más poderosa en el planeta, porque llegó a su madurez en el primer sistema solar, el de la inteligencia activa.

6. Esta energía admite a la humanidad (y particularmente al discípulo entrenado o iniciado) penetrar en los misterios de la Mente de Dios Mismo. Es la llave "sustancial" para la Mente Universal.

7. Es profundamente susceptible a la energía de amor-sabiduría; a su fusión con el aspecto amor le damos el nombre de "sabiduría", porque toda sabiduría es conocimiento obtenido por la experiencia y complementado por el amor.

8. Esta energía, en sus tres aspectos, está relacionada en un sentido particular con los tres Budas de Actividad. Estas grandes Vidas alcanzaron Su actual estado de desarrollo en el sistema solar anterior.

9. Si se la considera como la energía mental de un ser humano -y ésta es una de sus limitaciones menores, aunque sea la mayor para él- es la analogía superior del cerebro físico. Podría decirse que el cerebro existe porque existe la mente, la cual necesita un cerebro como su punto focal en el plano físico.

10. La cualidad de esta energía de conocimiento concreto o ciencia, es dual:

a. Responde extraordinariamente a impresiones que provienen de una u otra fuente.

b. Adquiere rápidamente formas en respuesta a la impresión.

11. Las impresiones recibidas provienen de tres fuentes, siendo secuencialmente reveladas al hombre. Estas son:

a. Impresiones desde los tres mundos; provienen ante todo, del hombre individual, y, luego, de los niveles de conciencia planetaria.

b. Impresiones desde el alma, el Hijo de la Mente, en el nivel de la mentalidad misma.

c. Impresiones desde la Tríada espiritual, vía el antakarana, llegan cuando el antakarana ha sido construido o está en proceso de construcción. [e486] [i592]

12. Esta energía es esencialmente portadora de luz. Responde -de nuevo secuencialmente en tiempo y espacio- a la luz del Logos. Por esta razón a la mente se la considera iluminada cuando están presentes los contactos superiores, y como iluminadora cuando están implicados los planos inferiores.

13. Esta energía (desde el punto de vista humano) es despertada y llevada a la actividad por la acción de los cinco sentidos, los conductores de la información desde los tres mundos al plano mental. Podría decirse que:

a. Cinco corrientes de energía informativa hacen, por lo tanto, su impacto sobre la mente concreta y emanan del plano físico astral.

b. Tres corrientes de energía, provenientes del alma, hacen también su impresión sobre la mente concreta.

c. Una corriente de energía -durante el proceso iniciático- entra en contacto con la mente. Esta llega de la Tríada espiritual y emplea el antakarana.

14. La energía de este quinto rayo podría ser considerada como sentido común, porque recibe todos estos impactos de distintas energías, las sintetiza, produce orden e interpreta los muchos e incesantes impactos, creando así la multiplicidad de formas a las que damos el nombre de "pensamiento mundial".

15. Esta energía trasforma las ideas divinas en ideales humanos, y relaciona los conocimientos y las ciencias de la humanidad con estos ideales, haciendo de ellos factores maleables en la evolución humana, sus culturas y civilizaciones.

     Podría agregar mucho más, pero en lo que antecede he dado una serie de sencillas definiciones que serán de valor cuando estudiemos el desarrollo mental del discípulo, al pasar por el proceso iniciático, nuestro tema actual. También arroja luz sobre los efectos de rayo en la humanidad como un todo. En realidad, esta energía de rayo es lamentablemente concreta en su expresión en nuestra raza Aria -raza que verá a muchas personas recibir la iniciación como nunca en la historia humana y que, en un sentido peculiar, verá además el descenso del reino de Dios sobre la Tierra como resultado del ascenso de muchos, en la escala de la evolución. Así como el discípulo [i593] o el iniciado son una personalidad fusionada con el alma, la humanidad -en el plano físico- será también fusionada con el alma, precipitando el reino de Dios y dando nacimiento a un nuevo reino de la naturaleza. Este gran descenso espiritual tendrá como prefacio (si puedo emplear tal palabra) la aparición de Cristo entre los pueblos del mundo y la estupenda afluencia del amor y la sabiduría. La tendencia de las [e487] mentalidades esotéricas se refiere siempre a las grandes líneas de fuerza: 1-3-5-7 y 2-4-6. Quisiera que recuerden enfáticamente la relación de los rayos segundo y quinto, del segundo plano, el monádico, y el quinto plano, el mental; la relación de estas energías mayores posibilita la Iniciación de la Transfiguración.

     ¿Cuál es el efecto de esta energía de rayo sobre toda la humanidad actualmente? El efecto de estas influencias es muy grande y de suprema importancia en la quinta raza raíz, la Aria, de este segundo sistema solar. Pueden observar aquí nuevamente con claridad las analogías que surgen. Quisiera que tengan nuevamente en cuenta:

1. El segundo rayo, el Rayo de Amor-Sabiduría y el quinto rayo, el Rayo del Conocimiento o Ciencia Concreta.

2. El segundo plano, el plano monádico, y el quinto plano, el plano mental.

3. El segundo sistema solar de amor, y la quinta raza raíz, la Aria, de inteligencia activa.

     En todas estas relaciones básicas, la quinta en el orden está destinada a ser el instrumento, el vehículo o el factor complementario de la segunda. Al actuar la Mente Universal por intermedio de todos los planos de nuestra consciente vida planetaria, es el agente creador y el factor de construcción de la forma, que hace posible la revelación del amor.

     Actualmente, en nuestras era y raza arias, vemos la expresión vital de esta quinta energía de rayo. Cuando empleo la palabra "raza" no me refiero a las diferenciaciones hechas por el hombre ni a las pseudo científicas, respecto a las naciones, razas o tipos, sino a un estado de conciencia aria o conciencia mental, o estado reflexivo; éste tiene sus exponentes y [i594] sus "miembros de raza" en cada nación, sin diferencias ni omisiones. Quisiera que lo recuerden cuidadosamente, pues no está por aparecer ninguna raza nueva, desde el ángulo territorial; sólo hay una distribución general de esas personas que poseen las denominadas características de la sexta raza raíz. Este estado de conciencia hallará su expresión en personas tan racialmente separadas como los japoneses y los americanos, los negros y los rusos. Significa que hay una capacidad para actuar con lucidez en el plano mental, comparar las informaciones, interpretar correctamente y relacionar esa información, y crear los necesarios conceptos o formas mentales para posibilitar esas interpretaciones.

     Estas formas mentales se clasifican en tres campos principales de pensamiento o zonas de la conciencia de formas mentales.

1. La Ciencia. En esta palabra incluyo todo lo que abarca o [e488] se supone que lo hace, el proceso educativo y esa ciencia tan útil como es la medicina.

2. La Filosofía. En su presentación de las grandes ideas condicionantes.

3. La psicología. En su esfuerzo por justificar a la humanidad y descubrir lo que el hombre es esencialmente y cómo funciona.

     Observarán que no he incluido a la religión en este análisis. La razón de ello es que si las religiones mundiales fueran realmente controladas por el conocimiento concreto o ciencia, no serían sistemas confusos, especulativos, místicos y controlados por el espejismo, como lo son actualmente. Algún día las mentes de los hombres -iluminadas por la luz del alma- formularán la única religión universal, que será reconocida por todos. Entonces el reino de Dios será conocido por lo que es, otro reino de la naturaleza. Desaparecerán la especulación, el pensamiento anhelante y la aspiración esperanzada. La ciencia del ocultismo es el primer paso en el camino de la verdadera religión, y la investigación científica de la psicología humana ayudará grandemente a ese fin.

     Hoy encontramos que esta energía de rayo se expresa principalmente por intermedio de la ciencia -una ciencia lamentablemente envilecida y corrompida por el materialismo y la codicia humana, pero ciencia que (cuando [i595] está totalmente animada por la buena voluntad) elevará a la humanidad a niveles superiores de conciencia, sentando las bases para esa época en que la humanidad, en gran escala, podrá pasar la Iniciación de la Transfiguración. Se están dando pasos en esta dirección, y la prensa, la radio y los rápidos medios de transporte, han hecho mucho para acelerar la revelación de esas unidad y Unicidad, características principales de la Mente Universal.

     Estos desarrollos pueden ser considerados como pasos iniciales del proceso iniciático para la tercera iniciación -por muy lejos que se halle esa iniciación para la masa humana. La unificación y el creciente sentido de unicidad son los requisitos necesarios para esta iniciación, y es la personalidad integrada quien la recibe. El pecado principal de Rusia, y lo que ha prostituido y desviado el impulso divino inicial, que subyace en la ideología de ese país, es la determinación que demuestra en estos momentos ser separatista y mantener alejado al pueblo ruso de todo contacto con el mundo, complementándolo con el engaño y reteniendo toda información. La naturaleza totalitaria del gobierno ruso no constituye el principal desastre, sino su negativa a desarrollar la conciencia universal. Actualmente, muchos gobiernos son de naturaleza totalitaria, abierta o sutilmente, pero -al mismo tiempo- sus pueblos tienen libre acceso a la prensa y a la radio [e489] y no se los mantiene en la ignorancia respecto a los acontecimientos mundiales. Rusia está llegando a expresar en forma destacada la gran herejía de la separatividad. Allí reside su problema -problema que sus gobernantes se niegan a reconocer.

     La existencia de una mente cerrada en escala nacional es en extremo peligrosa, como lo es el individuo que está en un "estado mental" también peligroso, cuando se cierra a todo contacto con el mundo, a las noticias y la comprensión mundiales y se niega a aceptar nuevas ideas y nuevos modos de conducta. Afortunadamente, la influencia de esta energía de quinto rayo -que está siempre presente, esté o no el rayo en encarnación- conduce constantemente a la humanidad hacia la iluminación.

     [i596] Esta energía de rayo actúa siempre en relación con la Ley de las Separaciones. En la actualidad, enormes separaciones entre el pasado y el presente están a la orden del día. La importancia de este enunciado reside en el hecho de que -por primera vez en la historia- la humanidad es consciente de la separación desde el momento en que se produce. Hasta ahora, se han observado las separaciones cuando se ha hecho una retrospección histórica. Hoy los hombres de todas partes son conscientes de que el antiguo orden, las antiguas culturas y civilizaciones, están desapareciendo con rapidez, y universalmente claman por lo nuevo. En todas partes se van sentando las bases para el nuevo orden, y su llegada es amenazada sólo por un país, Rusia, debido a su separatividad (y no a causa de su ideología), y por un grupo mundial en cada país, culpable de la codicia financiera y de la consiguiente agresividad.

     Antes de que la humanidad pueda pasar por la Iniciación de la Transfiguración, debe estar activo el nuevo orden mundial y la civilización futura en su punto más elevado. Es inútil considerar esta tercera iniciación en conexión con toda la humanidad o su proceso iniciático preparatorio o el subsiguiente. Todo ello está demasiado lejos en el futuro, hasta para la consideración de la humanidad más evolucionada; sin embargo, hay discípulos avanzados que se están preparando para esta iniciación, y también unos pocos están pasando por el proceso iniciático previo a la cuarta iniciación.

     La expresión sobresaliente de esta energía de quinto rayo puede verse en la rápida formulación de muchas ideologías que han tenido lugar desde el año 1900. Tales palabras como fascismo, comunismo, nacional socialismo y el socialismo aceptado por los británicos y los nombres de muchas escuelas de psicología y filosofía, eran desconocidos hace cien años; en la actualidad son temas comunes de difusión y frases del hombre de la calle. La [e490] afluencia de esta energía mental al mundo de los hombres, el logro consciente de la capacidad mental de muchos miles de personas y la realización de la polarización mental, por los aspirantes de todo el mundo, se deben todos a la actividad de esta energía de quinto rayo, lo cual puede ser [i597] considerado como trabajo preparatorio para la primera y segunda iniciaciones. Algo de este éxito es debido también a la función poco comprendida de esta energía de quinto rayo, la interacción telepática. Pocas personas saben, en mínimo grado, que todo ser humano es naturalmente telepático y que su mente es impresionable; esto también es efecto de la influencia de quinto rayo.

     La creación (y debería agregar la supercreación) de millones de cosas materiales que los hombres de todas partes consideran esenciales para su bienestar, es también resultado de la actividad creadora de la conciencia de quinto rayo. Esto es así lógicamente cuando se demuestra en el plano físico, pero cuando sucede en el plano mental, entonces hablamos de ideas, conceptos, filosofías e ideologías; cuando se demuestra en el plano astral, somos conscientes del impulso religioso, del misticismo y de los deseos emocionales y condicionantes. En todas partes estos aspectos están actualmente presentes en la conciencia de los hombres. Todas las cosas se están cristalizando en la conciencia humana, lo cual tiene lugar a fin de que el hombre sea consciente de su ubicación en la escala de evolución y de lo que es correcto y de lo erróneo. Esto también se debe a la influencia de la energía de quinto rayo, la cual comenzará a transformar la vida, los deseos y además los asuntos y actitudes humanos, y conducirá, eventualmente (al mediar la sexta raza raíz), a la gran Iniciación de la Transfiguración, donde quedará revelada la realidad que subyace en todos los fenómenos humanos.

     Consideraremos ahora el efecto de esta energía de rayo sobre la vida del individuo, cuando enfrenta la tercera iniciación, la cual como ya dije, es la primera, desde el ángulo de la Jerarquía, y en ella el hombre espiritual demuestra controlar completamente la personalidad. El cuerpo físico ha sido controlado por las disciplinas físicas; la naturaleza emocional ha sido reorganizada y ha llegado a ser receptiva a la impresión espiritual, proveniente del plano de la razón pura (el plano búdico), mediante el proceso de transformación de la mente o quinto principio. A este respecto, la mente ha actuado como organizadora de la reacción astral y como disipadora [i598] del espejismo. El discípulo enfoca su conciencia cotidiana en el plano mental, predominando la relación triangular de los tres aspectos de la mente en este plano. En la iniciación siguiente, la de la Renunciación; esta relación se hará dual en vez de triangular, por medio de la destrucción del [e491] vehículo del alma, que ya no es necesario. La fusión de la personalidad con el alma es entonces completa.

     Durante el proceso iniciático que precede a la tercera iniciación, la mente trabaja en forma nueva. Su trabajo transmutador en el plano físico se ha cumplido; su trabajo transformador en la naturaleza emocional ha sido exitoso, y ahora su trabajo transfigurador en la personalidad como un todo, es llevado adelante, haciendo posible la Iniciación de la Transfiguración. Es de valor para el estudiante considerar estas tres actividades de la mente. El agente transmutador, en el primer caso, es la mente inferior o concreta; el agente transformador es el alma, mientras que el agente transfigurador es la Tríada espiritual, actuando por intermedio de la mente superior o abstracta. Observarán la maravillosa síntesis del trabajo espiritual. Cuando este trabajo ha concluido, llega a ser posible la iniciación de tercer grado. Esto produce impelentes y nuevos contactos. Debe recordarse aquí que, con la palabra "nuevos", quiero significar lo nuevo en conciencia, pues la síntesis básica y la relación fundamental, existen siempre en el reconocimiento efectivo, pero sólo es comprendido progresivamente por el hombre espiritual en evolución.

     Es casi imposible diferenciar los resultados de la energía de quinto rayo en los diferentes aspectos de la personalidad, debido a que el iniciado actúa ahora como una personalidad fusionada con el alma y, por lo tanto, los tres aspectos de esa personalidad no son ni más ni menos que agentes del alma, respondiendo progresivamente a la afluencia de la energía triádica. Por lo tanto podría decirse que, como resultado de la Iniciación de la Transfiguración -el punto culminante del desenvolvimiento estrictamente humano-, los tres tipos de energía expresados por medio de la Tríada espiritual, [i599] pueden empezar -únicamente empezar- a afluir por intermedio del reflejo de sí misma en los tres mundos. Expondré esto de la manera siguiente:

1. La energía directriz de la mente superior -como resultado de la Iniciación de la Transfiguración y vía el antakarana- es lanzada al cerebro; por lo tanto, el hombre en el plano físico es guiado, dirigido y controlado por el propósito grupal y por el plan jerárquico.

2. La energía iluminadora de la razón pura, que emana del plano búdico, desciende al cuerpo clarificado y organizado, de respuesta sensible, todo lo que queda del denominado cuerpo astral. Esto produce la total liberación del espejismo y la creación de "un límpido depósito de tan razonable respuesta al amor de la relación divina", que el iniciado se convierte en revelador sensible de ese amor. [e492]

3. La energía dinámica del plano átmico (el aspecto más elevado de la Tríada espiritual) afluye a la mente, y empieza lentamente a revelar la voluntad al bien, que es esencialmente la voluntad de Dios.

     Detrás de estas tres diferenciaciones que son todas expresiones o aspectos de la mente divina o universal, el iniciado siente tenuemente o llega a darse cuenta conscientemente, de lo que se ha denominado Mónada, Espíritu o Vida. Ello es sutilmente revelado en la Iniciación de la Transfiguración recibida por el Maestro Jesús, que, en bien de la humanidad, volvió a pasar por las cinco iniciaciones humanas. En esta representación dramática de la tercera iniciación, los tres discípulos (o los tres vehículos de la personalidad) se prosternaron, y el Maestro Mismo (la personalidad glorificada) se transfiguró ante ellos. En este punto culminante oyeron lo que se llama "la voz del Padre" hablándole a Jesús transfigurado.

     La personalidad es poseedora entonces del conocimiento, pues la energía del quinto rayo ha hecho su trabajo necesario; el discípulo es también consciente de que está en posesión de la sabiduría, que le permite utilizar el conocimiento para desarrollar el Plan y, por lo tanto, actuar como factor iluminador en el mundo de los hombres. Sabe con claridad de lo realizado, [i600] y presiente algo de lo que hay por delante. El gran principio de la separación (que rige el quinto rayo) es el factor dominante en su sentido del tiempo; distingue ya agudamente entre el pasado y el presente y lo que debe ser comprobado en el futuro. La separación, en el sentido de separatividad, ha terminado para él, y ya siente y conoce algo de la unidad esencial de toda vida manifestada; por lo tanto, desde el ángulo del espacio, ha dominado y vencido la separación y división; en el sentido del tiempo no lo ha hecho. La gran herejía de la separatividad ya no existe en su conciencia, sin embargo, la conciencia del proceso iniciático aún no ha terminado, pues eso involucra el reconocimiento del tiempo.

     Durante el proceso iniciático entre la segunda y la tercera iniciación, el iniciado debe luchar contra la ilusión, en el mismo sentido que lo hizo anteriormente cuando tuvo que hacerlo contra el espejismo. La ilusión es, en último análisis, el control de los procesos mentales por las grandes y masivas formas mentales; este conflicto persiste desde el momento que el discípulo logra la polarización mental (en el punto medio entre la segunda y tercera iniciaciones), hasta que se presenta ante el Iniciador en la sexta Iniciación de la Decisión, donde desaparece la última ilusión. Se darán cuenta y quizás comentarán que hasta los Maestros están, por lo tanto, sujetos a la ilusión. Definidamente lo están, [e493] y hay grandes y básicas ilusiones que rigen la vida dentro de la Jerarquía. No obstante, son ilusiones de orden tan elevado que -para la humanidad avanzada- significaría la realización. Sólo puedo dar un ejemplo de dicha ilusión, aunque resultará claro y suficiente. Recién en la sexta Iniciación de la Decisión desaparece finalmente la ilusión del "círculo no se pasa" planetario. Entonces el Maestro sabe que tal limitación no existe. Para Él, la elección entre los siete senderos se hace posible. Esta ilusión básica constituye para el género humano un gran misterio jerárquico, y está basada en el Principio de Privación, mediante el cual el Logos planetario elige circunscribir Su libertad y limitar Sus actividades.

     [i601] Esta curiosa libertad de limitaciones sucesivas es experimentada en la tercera, sexta y novena iniciaciones; las tres, en forma misteriosa, están relacionadas entre sí. La Transfiguración conduce eventualmente a la Decisión, que culmina a su debido tiempo en la Negación final de aceptar limitaciones planetarias de cualquier tipo.

     Será evidente que cuanto más elevada sea la iniciación tanto menos control, o conexión con la personalidad, tendrá la energía involucrada. Fusiones progresivas y reconocidas tienen lugar al pasar una iniciación tras otra; el efecto de la energía involucrada será observado en relación con toda la humanidad, con el trabajo del ashrama en la Jerarquía y con la vida planetaria. Esto debe tenerse siempre presente y necesariamente limitará el alcance de la enseñanza que pueda impartirles.

     Resumiré ahora los efectos de esta energía de quinto rayo en relación con la humanidad y el iniciado individual:

1. He dado, ante todo, quince datos informativos, acerca de esta energía de quinto rayo o quince definiciones de su actividad, lo cual merece un cuidadoso estudio.

2. El efecto de esta energía de quinto rayo sobre la humanidad, en esta quinta raza raíz, ya fue considerado; se observó que el efecto ario era dominante y dinámico en extremo y que ha acelerado grandemente la evolución humana.

3. He señalado la estrecha relación entre el amor y la mente como

a. segundo y quinto rayos,
b. segundo y quinto planos,
c. segundo sistema solar y quinta raza raíz.

En todas estas relaciones, la quinta, en orden correlativo, constituye el agente principal y revelador del segundo tipo de energía espiritual. [e494]

4. La energía de quinto rayo produce tres zonas principales de pensamiento o tres condiciones importantes, en las cuales se expresa la energía creadora de formas mentales:

a. Ciencia educación medicina.
b. Filosofía ideas ideales.
c. psicología en proceso de desarrollo moderno. [i602]

5. Esta energía de quinto rayo actúa en conexión con la Ley de las Separaciones.

6. Es también responsable de la rápida formación de grandes ideologías condicionantes.

7. Es además el factor importante para posibilitar la primera iniciación principal (la de la Transfiguración).

8. La energía de quinto rayo actúa de tres maneras, en relación con los tres aspectos de la personalidad:

a. Como agente transmutador .... el cuerpo físico.
b. Como agente transformador ... el cuerpo astral.
c. Como agente transfigurador ... el cuerpo mental.

     He dado aquí mucho material para reflexionar; señala la meta de la personalidad y el medio por el cual se alcanza dicha meta. Después de la tercera iniciación, vamos conscientemente hacia expansiones superiores de conciencia y entramos en el reino de las ideas, que al discípulo no le es fácil apreciar o comprender. Gran parte de lo que diré sobre la energía de rayo y las iniciaciones superiores, significará muy poco para muchos, pero tendrá gran significado para la conciencia iniciática. Los iniciados del mundo vendrán a la encarnación en esta época y leerán mis palabras al final de este siglo, con gran comprensión.

Cuarta Iniciación. La Renunciación. Cuarto Rayo.
La Energía de Armonía a través del Conflicto.

     Nuestro estudio de hoy es de profundo interés y tiene mucho que ver con la actual situación mundial. Quisiera aclararles dos hechos importantes:

1. Que la guerra mundial (1914-1945) fue completamente inevitable, aunque el conflicto pudo haber permanecido en niveles mentales, si la humanidad hubiera decidido correctamente.

2. El hecho de la inevitabilidad del retorno de Cristo en esta era y en un futuro relativamente inmediato.

     Me ocupo aquí de una ley inmutable, porque las energías de los diversos rayos actúan de acuerdo a la ley; por lo tanto, lo único que puede hacer la humanidad es aceptarlo, determinando sólo [e495] lo que podría [i603] denominarse el lugar o la esfera de actividad de estos dos importantes acontecimientos. La determinación del género humano de luchar en el plano físico por las cuestiones involucradas en la guerra mundial, determinó automática y simultáneamente, la esfera de actividad de Cristo -intentaré demostrarlo. De muchas maneras, esta instrucción particular es una de las más importantes que he dado hasta ahora, debido a sus implicaciones esenciales y evidentes. Por lo tanto, estudiaremos la Cuarta Iniciación y su relación con el Cuarto Rayo de Armonía a través del Conflicto.

     Este cuarto rayo, como se ha dicho varias veces, está fuera de encarnación, en lo que concierne a los egos de los hombres o almas que han encarnado. Desde otro ángulo, sin embargo, está siempre activo y presente, porque es el rayo que rige al cuarto reino de la naturaleza, el reino humano en los tres mundos de la evolución estrictamente humana.

     Es la energía dominante, ejerciendo presión sobre el cuarto reino; presión ejercida principalmente hacia el fin de la cuarta raza humana, la atlante; en esa época, los hombres comenzaron a evidenciar un creciente sentido de responsabilidad y por lo tanto la facultad de demostrar una elección discriminadora. Esto, en la cuarta raza, condujo a la gran guerra que culminó en el Diluvio, cuya evidencia se halla en todas partes del mundo, estando atestiguado en la mayoría de las Escrituras mundiales. En esa era, el mundo que entonces los hombres conocían, estaba ampliamente involucrado, y también implicados los Adeptos de las Logias Negra y Blanca, y tuvo lugar la primera gran lucha entre los exponentes del mal y las Fuerzas de la Luz, lo cual no fue concluyente, y la derrota se evidenciaba más por el lado del bien que por el del mal. Bajo el simbolismo del Diluvio, los estudiantes podrán observar que la lucha estuvo enfocada principalmente en el plano astral, aunque históricamente se libró en el plano físico, dando por resultado la destrucción del mundo por el agua, como podrá expresarse también simbólicamente.

     En la guerra culminante del pasado inmediato, el plano mental fue el foco de las fuerzas amalgamadas, porque [i604] la guerra en realidad constituyó un choque de ideologías y ha sido más el resultado del pensamiento del hombre que de sus deseos emocionales. Por consiguiente involucró automáticamente los tres niveles de la actividad humana y se libró en el plano físico, aunque impulsada desde el plano mental. Esta vez estaba implicado el símbolo del fuego en vez del de el agua, y este fuego condujo a la destrucción de hombres y ciudades por el fuego (literalmente, "fuego desde los cielos"), por la evocación de las emociones ardientes tan prevalecientes en los concilios de los hombres en la [e496] actualidad; la sequía del año 1947 que quemó los suelos de Europa y Gran Bretaña, fue precedida -en forma curiosa- por las inundaciones y las lluvias de la primavera anterior, evidenciándose así la repetición de los ciclos, repetición característica del proceso natural, quedando registrada cada etapa de la evolución humana, y produciendo un punto culminante que señala así el pasado y el presente, pero dejando (como sucede ahora) encerrado en el futuro los procesos determinativos del pensamiento y la planificación del hombre. Como el hombre piensa y decide "en su corazón", así será el futuro de la humanidad, pues el mismo proceso individual se repite para todo el género humano.

     Quisiera abarcar este tema clasificándolo en varias partes:

1. El tipo particular de energía involucrada y su efecto iniciático. Esto concierne al Principio de Conflicto contenido en la actividad del cuarto rayo.

2. El efecto sobre la entera humanidad. La "Iniciación de la Renunciación" es una expresión del resultado de la actividad de este Principio.

3. El factor de segundo Rayo de Amor-Sabiduría, al controlar básicamente al cuarto rayo y complementar el retorno de Cristo, porque está involucrado el poder del centro cardíaco.

4. El efecto de este cuarto rayo en el mundo moderno de naciones y de organizaciones fundamentales.

5. El resultado de la actividad de este cuarto rayo sobre el discípulo individual: [i605]

a. En los tres aspectos de su naturaleza: física, emocional y mental.

b. En la personalidad fusionada con el alma.

6. Resumen de todo el tema y una predicción de las posibilidades futuras.

     Trataré de considerar este tema lo más concisamente posible, haciéndolo excesivamente breve, o tan breve como su importancia histórica y su ángulo definido lo permita. Toda la historia humana ha sido condicionada por el cuarto Rayo de Armonía a través del Conflicto, y este rayo ha determinado el "círculo no se pasa" dentro del cual la humanidad debe trabajar.

     El efecto de este rayo es en la actualidad de naturaleza predominantemente grupal y no hay -excepto en las filas de discípulos de la Gran Logia Blanca- almas de cuarto rayo en encarnación. Cuando la humanidad haya decidido la meta y el método de reconstrucción y de reorganización, que deben tener lugar dentro de la periferia del "círculo no se pasa" del cuarto rayo, entonces (si la decisión de la humanidad es correcta y no se [e497] posterga) muchas almas de cuarto rayo reasumirán la encarnación y completarán la decisión humana. Esto marcará una gran encrucijada en la historia de la humanidad y permitirá que la energía del séptimo rayo sea dirigida con mayor ventaja.

El Tipo particular de la Energía involucrada y su Efecto Iniciático.

     Enfrentamos aquí un problema básico, es decir, la naturaleza del Principio de Conflicto, característica sobresaliente de este cuarto Rayo de Armonía a través del Conflicto. De ninguna manera este tema es fácil de tratar o aclarar, pues deberá considerarse la rectitud del conflicto, su naturaleza separatista, su efecto eliminativo y su poder condicionador, no sólo de la humanidad sino también de la Jerarquía. Cuando estudiemos la cuarta iniciación, la Renunciación, los efectos de su actividad emergerán con más claridad.

     Fundamentalmente, este cuarto rayo es el responsable [i606] de los esfuerzos y las violencias, y del conflicto iniciado entre el principal par de opuestos que denominamos espíritu-materia. Esta energía de cuarto rayo pone en evidencia la distinción (tan a menudo mal comprendida por el hombre) entre el bien y el mal. En los días atlantes, los conductores de los hombres, bajo la influencia de esta eminente energía de cuarto rayo, tomaron una decisión que acentuó el aspecto materia, de acuerdo con sus deseo y reacción emocional, presentes en la dualidad esencial de la manifestación y, de esta manera, se inauguró la Era del Materialismo, la cual se ha forjado paralelamente a través de la codicia, odio, separatividad y agresión. En el siglo actual este materialismo condujo a la guerra mundial que, en realidad, fue la expresión de un cambio de orientación y, por lo tanto, en cierta medida, un futuro triunfo del Bien.

     La balanza, lenta, muy lentamente, se va inclinando del lado del aspecto espíritu de la dualidad; aún no se ha inclinado totalmente, ni siquiera en intención, pero las cuestiones se van esclareciendo cada vez más en las mentes de los hombres y hay indicios que el hombre eventualmente decidirá en forma correcta, alcanzará un punto de equilibrio y finalmente lanzará el peso de la opinión pública del lado de los valores espirituales, conduciendo así a una renunciación colectiva del materialismo, particularmente en sus formas más burdas y físicas. El momento no ha llegado todavía, pero un gran despertar está en proceso; sin embargo, los hombres verán correctamente, sólo cuando este Principio de Conflicto sea apropiadamente valorado, como una necesidad espiritual, y empleado por la humanidad como instrumento para lograr la liberación de los erróneos controles y principios. Así como el discípulo [e498] individual lo emplea para zafarse del control de la materia en los tres mundos, comenzando por la liberación del control del cuerpo físico, saliendo del control de la naturaleza emocional y formulando para si mismo una ideología espiritual que le permita salir del control de los tres mundos de las formas, para empezar a actuar como personalidad fusionada con el alma, así también el género humano debe hacer lo mismo en formación masiva.

     [i607] Este proceso culmina cuando el hombre recibe la cuarta iniciación, la Gran Renunciación, y la humanidad lo hará en un futuro distante; este "punto de surgimiento" se alcanza por la correcta decisión y como resultado de la correcta aplicación del Principio de Conflicto.

     Será evidente que este Principio de Conflicto está estrechamente relacionado con la muerte. Por muerte quiero significar la extracción de las condiciones de la forma -física, emocional o mental, o la cesación del contacto (temporaria o permanentemente) con la forma física, con el espejismo astral y la ilusión mental; o el rechazo de maya, nombre dado a ese efecto omnincluyente que abruma al hombre sumergido en el materialismo de cualquier tipo y, por lo tanto, dominado (desde el ángulo del alma) por la vida en los tres mundos. Es el Principio de Conflicto, latente en cada átomo de sustancia, que produce ante todo conflicto, luego renunciación y finalmente emancipación; trae cualquier tipo de guerra, luego rechazo y finalmente liberación. Este principio, como podrá verse, está estrechamente relacionado con la Ley de Karma; a este principio se refiere Annie Besant cuando habla en uno de sus libros de que la sustancia de la cual están hechas todas las formas, se halla -desde el alborear del proceso creador- contaminada de karma. Un profundo significado, oculto en la idea a menudo expresada, de que la muerte es el gran Liberador, subyace en el Principio de Conflicto, que ha conseguido establecer condiciones por las cuales el aspecto espíritu se libera (temporaria o permanentemente) del aprisionamiento que significa vivir en determinado tipo de forma, ya sea individual o grupal.

     Como discípulos y aspirantes, pueden interpretar la actuación de este principio cuando observan en sus propias vidas el efecto que producen el esfuerzo y la tirantez, los puntos de crisis o tensiones, el conflicto entre el alma y la personalidad. El conflicto, tal como lo entendemos, siempre está presente antes de la renunciación y recién en esta cuarta gran crisis espiritual, ese conflicto, tal como lo entendemos, termina. En el reino del vivir amorfo, en el cual la Jerarquía vive, se mueve y tiene su ser, el conflicto, que ha desarrollado [i608] en el hombre el sentido de elección discriminativa, es reemplazado por la crisis de decisión -no la decisión basada en la [e499] percepción discriminativa entre lo correcto y lo erróneo o la espiritualidad y el materialismo, sino la percepción del Plan, la participación en el Propósito y la prevención del mal. Quisiera que mediten sobre estas tres frases que caracterizan a las crisis de decisión enfrentadas por el Maestro después de la cuarta iniciación y que ocupan el lugar de las crisis de discriminación, que preceden esa etapa:

Percepción del Plan.
Participación en el Propósito.
Prevención del mal.

     Estas decisiones están basadas, primero, en la buena voluntad hacia todas las formas en los tres mundos y, segundo, en la voluntad al bien que impulsa y complementa los tres aspectos creadores y manifestantes de la divinidad.

     Estamos hablando de cosas muy profundas; es conveniente recordar que todas las crisis en el mundo material -las individuales y las relacionadas con la entera humanidad- están regidas por el Principio de Conflicto, mientras que las crisis en el mundo espiritual están controladas por el esotérico Principio de la Decisión.

     El Principio de Conflicto es el factor principal que subyace en la evolución de la forma como campo de experiencia para el alma, en los cuatro reinos de la naturaleza: el humano y los tres subhumanos. Está basado en el factor intelectual de la discriminación, inherente en el más pequeño átomo de sustancia, que alcanza su expresión más plena en la humanidad evolucionada; los indicios de que ha realizado su propósito, en lo que a la humanidad concierne, residen en la recepción de la Iniciación de la Renunciación. El Principio de la Decisión que controla al Maestro rige su trabajo dentro de la Jerarquía en relación con Shamballa y en conexión con el servicio prestado en los tres mundos; está basado en la energía del segundo Rayo de Amor-Sabiduría, así como el Principio de Conflicto se basa en la energía del tercer Rayo de Inteligencia Activa. [i609] Este Principio de la Decisión, como factor controlador, es puesto a prueba en la sexta iniciación, la Iniciación de la Decisión; en ese momento, el aspecto voluntad de la divinidad resume en forma excepcional todas las pasadas realizaciones de los dos principios y trae un ciclo final de desenvolvimiento para el cual no tengo un nombre realmente apropiado, pero que culmina en la novena iniciación, la de la Negación. Por lo tanto, tenemos en relación con estos principios (todos relacionados con la Ley del Karma), tres grandes iniciaciones, en las cuales finalmente se pone a prueba la eficacia de su acción inherente, por la liberación obtenida: [e500]

1. La Iniciación de la Renunciación…Cuarta Iniciación,

El Principio de Conflicto.
Regido por el Cuarto Rayo.
Activo en el Reino humano, el cuarto.
Que conduce a la correcta discriminación.

2. La Iniciación de la Decisión …Sexta Iniciación.

El Principio de la Decisión.
Regido por el Tercer Rayo.
Activo en la Jerarquía.
Que conduce a la correcta Percepción y Participación.

3. La Iniciación de la Negación... Novena Iniciación.

El Principio del Ser Liberado (¿podría ser denominado así?) .
Regido por los tres Rayos mayores.
Activo en Shamballa.
Que conduce a cualquiera de los siete Senderos.

     En esta clasificación tenemos una imagen amplia y general de los tres Principios mayores que conducen a tres grandes acontecimientos espirituales, y cada uno es una expresión de la personalidad, del alma y de la mónada. Cuando está involucrada toda la humanidad, el efecto se produce sobre el alma encarnante del reino humano, luego sobre las almas liberadas de los Miembros de la Jerarquía y, finalmente, sobre el Ser que caracteriza al Concilio de Shamballa.

     Así aparece una síntesis planificada, produciendo inmutabilidad, [i610] inevitabilidad y correcta previsión; también es resultado de la liberación del libre albedrío, y de ninguna manera infringe el derecho del hombre o discípulo individual, para decidir libremente, cuando el Principio de Conflicto lo ha hecho consciente del dualismo básico de los mundos manifestados. Esto le presenta un campo de batalla y un campo de experiencia donde hace grandes elecciones experimentales y llega eventualmente a la correcta orientación y al portal de la iniciación, progresivamente revelado a él, como resultado de la elección, percepción y decisión correctas. De esta manera hemos abarcado las nueve iniciaciones.

     El Principio de Conflicto tiene una estrecha relación con el sendero del discipulado, y he aquí la razón del aspecto incluyente y sintético del conflicto mundial actual, aunque los aspectos físicos del conflicto están ahora grandemente aminorados (pero aún presentes, en pequeña escala, en varias partes del mundo), pues el conflicto no ha terminado ni está resuelto todavía. Sigue siendo violentamente librado por los seres humanos evolucionados en el [e501] plano mental, y por las masas en el plano de las reacciones emocionales; pasará algún tiempo antes de que realmente termine la guerra.

     Sin embargo, no habría peor desastre que el abrupto fin de este choque entre las reacciones emocionales de la humanidad y las ideologías actuales. Es esencial que estas cuestiones sean más claras en las mentes de los hombres antes de hacer cualquier elección o decisión final. Esto debe recordarse y los estudiantes harían bien en evitar el desaliento y entrenarse para saber esperar con optimismo espiritual que el camino de la humanidad se despeje. Una elección demasiado prematura en la actualidad podría ser sólo una decisión provisoria basada en la conveniencia y la impaciencia. La Jerarquía de ningún modo se halla desalentada, aunque sí algo preocupada de que el factor tiempo no sea correcto.

     El Principio de Conflicto es familiar a todo aspirante esforzado y condiciona toda su vida, produciendo crisis y tensiones, a veces casi insoportables; sin embargo, indican un rápido desarrollo y un constante progreso. La actividad de este principio está grandemente acrecentada [i611] hoy por los siguientes acontecimientos espirituales (Esto está plenamente dilucidado en la página 607):

1. La crisis de las ideologías.

2. El despertar de la humanidad a una mejor comprensión.

3. El aumento de la buena voluntad conduce a la presentación de ciertas separaciones fundamentales que deben ser eliminadas por el esfuerzo humano.

4. El parcial "sellado de la puerta donde se halla el mal".

5. El empleo de la Gran Invocación con sus extraordinarios y rápidos efectos, en la actualidad incomprendidos por ustedes.

6. El gradual acercamiento de la Jerarquía a una relación más estrecha e íntima con la humanidad.

7. El inminente retorno de Cristo.

     Hay otros factores, pero éstos serán apropiados para demostrar la expresión acrecentada del conflicto en los tres niveles de la evolución estrictamente humana. El conflicto que engolfó a las masas de todos los países, sigue produciendo conflicto físico, tensión emocional y tremendas cuestiones mentales, que disminuirán grandemente cuando las masas humanas de todas partes se convenzan de que las rectas relaciones humanas son de mucho mayor importancia que la codicia, el orgullo humano, la apropiación de territorios y las posesiones materiales.

     El Efecto de la Energía de Armonía a través del Conflicto sobre la Humanidad.

     Será evidente que esta energía de rayo, que personifica el [e502] Principio de Conflicto, tiene un efecto peculiar y curioso sobre las relaciones. Esto se debe a la interrelación del Rayo de Armonía a través del Conflicto y el segundo Rayo de Amor-Sabiduría, siendo éste principalmente el rayo de las rectas relaciones humanas -en lo que concierne al cuarto reino de la naturaleza. La energía del amor rige las relaciones entre las almas y controla a la Jerarquía, el reino de las almas; la energía de la sabiduría debería regir todas las relaciones dentro del cuarto reino, el humano; algún día inevitablemente será así, de allí el énfasis puesto sobre la necesidad que haya personalidades fusionadas con el alma en el mundo actual, tal como lo postulan las verdaderas escuelas esotéricas.

     [i612] Podría decirse que el Principio de Conflicto, que actúa regido por el cuarto rayo y controlado por el segundo, tendrá por resultado -en lo que concierne a la humanidad- el establecimiento de rectas relaciones humanas y el acrecentamiento del universal espíritu de buena voluntad entre los hombres. Únicamente los pensadores descarriados e incultos dejarían de ver que estos dos resultados del conflicto, engendrados en la actualidad, constituyen los dos factores más deseables, para los cuales deben trabajar todos los hombres de buena voluntad. La afluencia de energía a la humanidad favorece tales esfuerzos y el Principio de Conflicto se ha desempeñado tan eficazmente, que todos los hombres desean la armonía, la paz, el equilibrio, la correcta adaptación a la vida y a las circunstancias y rectas y equilibradas relaciones humanas.

     En cada país, en todas las razas humanas, lo que se dice -en forma sincera o nula- en los diarios, la radio y en las conferencias, es en bien de una total armonía y de un amplio reconocimiento de los reajustes necesarios. Hasta las fuerzas del mal que continúan activas, ocultan sus propósitos ambiciosos detrás de un espúreo deseo de unidad mundial, armonía mundial y rectas relaciones humanas. Las masas humanas de todos los países se han convencido, debido a la evidencia presentada por el Principio de Conflicto, que deben producirse cambios fundamentales en las actitudes y metas de los hombres, si la humanidad quiere sobrevivir, y a su propia manera (inteligente o ignorantemente) buscan una solución.

     La guerra ha producido mucho bien -a despecho de la destrucción de formas. Las causas de la guerra son mejor comprendidas; las cuestiones involucradas están siendo lentamente aclaradas; la información sobre todas las naciones -aunque incorrectamente presentada- ha despertado al género humano a la realidad de Un Mundo; la mancomunidad en el dolor, sufrimiento, ansiedad, hambre y desesperación, ha unido más estrechamente a los hombres, y esta relación ha gestado más armonía de la que comprende el [e503] hombre; el mundo está hoy más que nunca estrechamente ligado en forma subjetiva (a despecho de todas las separaciones y conflictos externos) en la historia humana; hay una determinación más firme para establecer rectas relaciones humanas y una percepción más clara de los factores involucrados; el nuevo Principio de Participación, [i613] inherente al segundo Rayo de Amor-Sabiduría, vinculado tan fundamentalmente con las relaciones, está ganando terreno, y su potencia es liberada por la actividad del cuarto Rayo de Armonía a través del Conflicto. Este Principio de Participación, aunque divorciado de cualquier aprobación oficial, está en consideración, y algún día será el factor que regirá la vida económica del mundo, regulada y controlada por esos hombres que están alertas a la necesidad humana en el plano físico.

     Este Principio de Conflicto se halla además activo en todas las instituciones, grupos y organizaciones de todos los países y en cada sector del pensamiento humano. Sus resultados son, primero, la humanidad despertará a ciertos desarrollos y posibilidades humanas y, segundo, conducirá a ciertas renunciaciones básicas, una vez que las cuestiones sean vistas con claridad y la separación que existe en realidad entre los valores espirituales deseables y los valores materiales indeseables, se hayan esclarecido. En política, por ejemplo, el sistema de dos partidos está basado en una premisa correcta, pero en la actualidad no es un sistema satisfactorio, a causa de la estupidez humana. Representa en verdad a los grupos reaccionarios en cualquier país y también al partido progresista, alerta a las nuevas posibilidades; la meta de un partido consiste en detener la vida del espíritu, en clarificar por medio de la obstrucción y en contener o evitar, el avance demasiado rápido de los impacientes e inmaduros; el partido progresista debe estar compuesto por quienes sean conscientes de las cosas antiguas e innecesarias, y son siempre precursores, aunque frecuentemente no poseen gran habilidad en la acción. Aún no es posible establecer una línea de demarcación tan clara entre los dos partidos mundiales básicos; tampoco las masas ignorantes aprecian los valores espirituales de los dos grupos. Actualmente la política de partido es tan egoísta y, por lo tanto, tan reaccionaria, como lo es la masa humana; la meta del político común de cada grupo, no es el verdadero bien para la humanidad, pues generalmente solo su propia ambición egoísta y el deseo de conservar cierta ideología política los pone en el poder, constituyendo la meta de sus esfuerzos.

     [i614] El Principio de Conflicto está actuando también en las iglesias, pero por desgracia lentamente, debido a la corrupción y al efecto soporífero de la teología eclesiástica; quisiera que observen la elección de mis palabras; no he dicho "de la cristiandad", pues la [e504] verdadera cristiandad, tal como el Cristo la enseñó, carece de abusos teológicos y debe ser restablecida y lo será, o quizás más exactamente -alcanzará su primera etapa de expresión.

     En todas partes, el cuarto Rayo de Armonía a través del Conflicto está activo en la familia humana y dominando los asuntos humanos; en todas partes en la vida del individuo, en la vida de grupos, organizaciones e iglesias, en la vida de las naciones y en la vida del género humano como un todo, las cuestiones están siendo clarificadas y la humanidad conducida de una renunciación a otra hasta que algún día el reino humano tome conjuntamente la cuarta iniciación y la Gran Renunciación sea aceptada; este paso, muy lejos aún en el futuro, afiliará a la humanidad con la Jerarquía y librará a millones de hombres de la esclavitud del materialismo. Inevitablemente, llegará este momento en la historia humana. El primer indicio de que la visión distante ha sido vislumbrada, podría ser quizás observada en el instinto prevaleciente de compartir, motivado actualmente por el instinto de autoconservación, pero desarrollándose definidamente como un posible modo de acción en el horizonte lejano del pensamiento humano. La verdadera participación involucra definidamente muchas pequeñas renunciaciones y sobre estas pequeñas renunciaciones la capacidad para la libertad es generada lentamente y el hábito de la renunciación puede ser eventualmente estabilizado; tal capacidad, hábitos, actividades altruistas y actitudes habituales espirituales, son las etapas preparatorias para la Iniciación de la Renunciación, así como el esfuerzo para servir al semejante es preparatorio para la tercera Iniciación de la Transfiguración.

     El Factor del Rayo de Amor-Sabiduría cuando controla al Rayo de Armonía a través del Conflicto y complementa el Retorno de Cristo.

     En el primer párrafo de esta instrucción he atribuido la inevitabilidad del inminente retorno de Cristo, a la decisión [i615] de la humanidad de precipitar en el plano físico el conflicto existente, determinando así Su esfera de actividad. En enseñanzas anteriores también he señalado que podría venir de tres maneras simultáneamente o en una de las tres. Las cuestiones surgidas como resultado del conflicto en el plano físico, y su traslado actual (por decisión del hombre) al plano mental, han evidenciado totalmente el hecho de que el lugar de la influencia del Cristo será, por lo tanto, los tres mundos de la evolución humana, que incluyen lógicamente los niveles físicos de la experiencia y exigen su Presencia física.

     Aclararé parcialmente estos hechos y me extenderé algo más [e505] sobre los tres modos de Su aparición, llegada, advenimiento y reconocimiento físico por la humanidad:

1. Por la influencia que Él ejerce sobre los iniciados y discípulos que están ahora o estarán, en el momento de Su llegada, activos en los tres mundos de la evolución humana. Esto significa que influirá telepáticamente sus mentes. Dicha influencia será Su principal trabajo en el plano mental. Constituirá uno de Sus métodos más eficaces en Su propuesta interferencia espiritual en los asuntos mundiales. Por intermedio de los miembros o afiliados de la Jerarquía, tendrá puestos de avanzada de Su conciencia en cada nación. Por intermedio de ellos Él puede trabajar.

2. Por la afluencia de vida o conciencia crísticas en las masas, en todas partes y naciones. Esta afluencia espiritual traerá la reorientación del deseo humano y evocará la reacción emocional a Su presencia. Por lo tanto, esto pone al plano astral dentro de la esfera activa de Su influencia, e involucra la liberación de la energía de la buena voluntad en los corazones de los hombres, predisponiéndolos a las rectas relaciones humanas. El establecimiento de rectas relaciones es el objetivo principal de la triple actividad de Su llegada. Las masas de todas partes responderán al trabajo y al mensaje de Cristo, al ser [i616] complementados desde el plano mental por los discípulos e iniciados, influidos por la mente de Cristo.

3. Por Su aparición física entre los hombres. Por medio de Su aparición inmediata, Él puede establecer un potente punto focal de energía jerárquica en la Tierra, que fue imposible hasta ahora. Él no ha desertado nunca de la humanidad y siempre mantuvo Su promesa de estar con nosotros todos los días, hasta el fin de la era. Los hombres de todos los países sabrán dónde encontrarlo. El lugar o ubicación de este punto focal de Su triple actividad espiritual no puede ser divulgado, pues depende del resultado de los procesos consecutivos de influencia y afluencia.

     El primero de los métodos que conducirá a la eventual reaparición física de Cristo ha sido puesto en movimiento; los discípulos e iniciados de todos los países están comenzando ya el trabajo preparatorio para la afluencia de la fuerza espiritual crística que conduce al despertar de la conciencia crística (como se la llama comúnmente) en el corazón de los hombres. Esta afluencia vendrá como resultado de tres actividades:

1. Por el trabajo y la enseñanza de los discípulos e iniciados entrenados, cuando cada uno de ellos, a su propia manera inculquen la seguridad de la llegada de Cristo, complementando así la innata expectativa de las masas. [e506]

2. Por la evocación de una respuesta jerárquica unida, mediante el empleo de la Gran Invocación. Observarán de qué modo esta Invocación puede ser interpretada, teniendo como base las tres formas en que retornará Cristo.

a. "Que afluya a las mentes de los hombres".
La influencia ejercida sobre las mentes de los discípulos.
La iluminación de la humanidad inteligente.
El plano mental.
Estrofa primera.

b. "Que afluya Amor a los corazones de los hombres".
La influencia ejercida sobre las masas de todas partes.
La afluencia del espíritu crístico.
El plano astral.
Estrofa segunda. [i617]

c. "El Propósito que los Maestros conocen y sirven".
El afianzamiento de la energía jerárquica en la Tierra.
La aparición física de Cristo.
El plano físico.
Estrofa tercera.

Lo que este propósito divino puede ser, Cristo Mismo lo revelará a Su llegada; el punto focal de Su actividad dependerá del medio utilizado por Él, para complementar ese propósito -conocido sólo por Él y los Miembros avanzados de la Jerarquía. Si la política fuera el medio por el cual Él puede servir mejor, entonces ella determinará la ubicación del punto focal; si fueran las organizaciones religiosas del mundo, será en otro lugar; si fuera la economía o las ciencias sociales, resultará apropiada otra. En todos los casos, según el factor determinante que Le indique el lugar apropiado para su punto focal, así será el número, capacidad y categoría, de los discípulos que estarán activos en el campo elegido. Más, no puedo sugerir.

3. Por la demanda o plegaria, o el deseo exteriorizado de las masas para la aparición de un Liberador y para el establecimiento de rectas relaciones humanas, más el trabajo de las personas espiritualmente orientadas de todas las naciones y credos. Estos tres factores están actualmente presentes, pero no tienen todavía la potencia necesaria para ser inmediatamente efectivos. Sin embargo, este triple núcleo de factores determinantes está ya firmemente establecido; en esta realidad tendrán un terreno sólido para un sano optimismo.

     Debe señalarse que el Principio de Conflicto es motivado fuertemente por estos mismos factores. La influencia de todos los [e507] discípulos e iniciados y el consiguiente estímulo de sus naturalezas y de su medio ambiente, deben inevitablemente producir conflicto; la afluencia del estimulante amor de Dios a los corazones de los hombres debe igual e inevitablemente producir conflicto; la línea de separación, entre los hombres de buena voluntad, y la falta de respuesta de las naturalezas de quienes no están influidos por esta cualidad, se aclarará abundante, útil y constructivamente. Será evidente [i618] que cuando Cristo establezca el "centro o punto focal del Propósito divino", en algún lugar definido de la Tierra, su radiación y potencia complementadora producirá también el conflicto necesario, que precede a la clarificación y a la renunciación de las obstrucciones.

     Pero llegará una etapa, en estas tres esferas de actividad, propuesta por el Cristo, en que el conflicto será reemplazado por la armonía; esto se deberá al hecho de que la energía de armonía a través del conflicto está bajo el control o la influencia de la energía del segundo Rayo de Amor-Sabiduría. En lo que se refiere a la humanidad, como una totalidad, el conflicto de ideas y deseos emocionales es actualmente tan agudo, que finalmente se agotará a sí mismo y los hombres se dirigirán, con alivio y anhelo de evadir otro desorden, hacia las rectas relaciones humanas; esto constituirá la primera y mayor decisión humana que conducirá a la tan anhelada armonía. La actitud de las masas tenderá entonces exactamente hacia la armonía, debido al trabajo de los hombres y mujeres de buen voluntad, cuando complementen la "afluencia del amor de Dios a los corazones de las hombres".

     Hemos llegado a un punto donde la inevitabilidad del retorno de Cristo queda establecida científicamente y de acuerdo a la Ley; esto constituye una demanda a la que Él no puede negarse y debe obedecer. Este cuarto Rayo de Armonía a través del Conflicto actúa (en lo que concierne al proceso iniciático) por medio del corazón, o lo que los esoteristas denominan "el centro cardíaco" -punto focal por el cual puede afluir la energía del amor. Cuando Cristo establezca Su punto focal en la Tierra, será por naturaleza un pequeño centro cardíaco a través del cual podrá afluir persistentemente la energía del amor de la Jerarquía. La armonía (producida por el Principio de Conflicto) causará un alineamiento, de manera que el amor -afluyendo desde el Corazón de Dios- penetrará en los corazones de los hombres; la Jerarquía (centro cardíaco o lugar donde el amor prevalece en nuestro planeta) entrará en relación con la humanidad, y el nuevo grupo de servidores del mundo (complementando el amor de Dios e iluminado por la Mente de Dios) entrará también en relación con los [i619] hombres y mujeres de buena voluntad de todos los países, cuya tarea es hacer que los corazones de los hombres respondan al amor de Dios y sean [e508] receptivos a ese amor o, de otra manera, receptivos a la conciencia del Cristo.

     Este alineamiento, en proceso de ser realizado ahora, tendrá lugar automáticamente cuando se reconozca en forma general la eficacia del Principio de Conflicto para traer la liberación; así los corazones de los hombres, el corazón del planeta, es decir, la Jerarquía, y el corazón de la Jerarquía, el Cristo, se hallan en un estado de contacto positivo; cuando este canal esté abierto y libre de obstrucciones, entonces Cristo vendrá. Nada puede detener Su aparición y -de acuerdo a la Ley- Él no puede volver la espalda a la oportunidad ofrecida.

     Así, oportunamente, el Señor del Amor -en respuesta al grito invocador de la humanidad, despertado por el Principio de Conflicto- "debe volver al lugar elevado de sacrificio y caminar abiertamente con los hombres sobre la Tierra". Su corazón, personificando al amor de Dios, es extraído desde el corazón del planeta (la Jerarquía) y llevado a los corazones de los hombres; entonces el sendero de Su retorno al servicio en la Tierra, estará libre de obstrucciones. Nuevamente de acuerdo a la ley se engendra un profundo optimismo, y puede ser correctamente desarrollado.

     El centro cardíaco de la humanidad es creado por la suma total de los corazones (hablando simbólicamente) de todos los hombres de buena voluntad (dentro y fuera de las iglesias y sin tener en cuenta los conceptos políticos) que están sirviendo a sus semejantes, fomentando los movimientos para el bienestar humano, trabajando para el establecimiento de rectas relaciones humanas y contrarrestando constantemente la separatividad de la mente humana por medio de la incluyente naturaleza del amor divino. Tenemos por lo tanto, como garantía del retorno de Cristo al reconocimiento público, el complemento de un gran alineamiento, que, cuando sea efectivamente completado, creará un claro canal, sendero de retorno, línea de luz o poder magnético entre:

1. El centro donde la voluntad de Dios es conocida. Este centro es Shamballa, donde se origina la voluntad al bien. Esta voluntad al bien es amor esencial. [i620]

2. La Jerarquía, el centro cardíaco planetario.

3. El Cristo, el verdadero corazón de amor de la Jerarquía.

4. Los iniciados, discípulos y aspirantes que forman el nuevo grupo de servidores del mundo, tratando de personificar el amor y la luz que el mundo actual necesita.

5. Los corazones de los hombres de buena voluntad de todos los países que responden al amor, tal como puede expresarse por medio de rectas relaciones humanas. [e509]

6. El punto focal por el cual el Señor de Amor actuará en la Tierra.

     Si estudian esta séxtuple progresión del amor divino, desde la manifestación más elevada de la Deidad, descendiendo hasta su aparición por medio de algún punto focal en nuestro conocido mundo moderno, será evidente la creación de una "estructura de acercamiento" muy definida y la construcción de un "Sendero de Retorno", que traerá a nuestro medio el tan largamente esperado Cristo. Nada puede detener o impedir Su retorno hoy; la evidencia de esta estructura puede verse en todas partes.

     El efecto del Rayo de Armonía a través del Conflicto en el mundo moderno de Naciones.

     Al abordar un tema que algunos pueden considerar altamente contencioso, recordaré que debe procurarse ver la totalidad del cuadro, tal como lo ven los Agentes de la Voluntad divina, abarcando el pasado de las naciones involucradas (un pasado que raras veces es bueno), reconociendo que los efectos de ese pasado a medida que actúen en el presente como resultado inevitable de la Ley de Causa y Efecto, tratan también de prever el futuro, basados en las lecciones aprendidas y en los nuevos y mejores hábitos establecidos (escrito en 1948), y también que el principio regidor de este rayo está condicionando a todas las naciones, y lo ha hecho con creciente potencia desde 1850. Así como este Principio de Conflicto controla la vida luchadora del aspirante individual y del aspirante mundial -toda la familia humana-, así debe [i621] inevitablemente controlar la vida de las naciones en mayor o menor grado, de acuerdo a su materialismo o espiritualidad, al tipo de energía que se exprese por su intermedio y a la edad de la nación en consideración. Desde cierto ángulo, las más jóvenes de las naciones son Alemania e Italia, pues sólo fueron consideradas como tales en el siglo XIX; Japón es la nación más antigua que ha logrado una más clara unificación en la historia. Los Estados Unidos de América siempre fueron considerados como una nación joven, pero, desde el ángulo de un gobierno central unificado, las dos Potencias del Eje son aún más jóvenes, y esto ha tenido una influencia definida sobre sus actividades.

     En el mundo actual dos aspectos del cuarto rayo -el aspecto o Principio de Conflicto y el aspecto o Principio de Armonía- luchan por lograr la liberación y llevar el equilibrio al género humano. Hasta hace poco, el Principio de Conflicto fue aumentando acrecentadamente su poder, sin embargo, como resultado de este conflicto, puede verse una definida tendencia hacia la armonía surgiendo en el pensamiento humano; el concepto de armonía por [e510] medio del establecimiento de rectas relaciones humanas va siendo lentamente reconocido. Las actividades del género humano y particularmente de los gobiernos, fueron de un egoísmo indigno y controladas por los conceptos de lucha, agresión y competencia, durante incontables milenios; los territorios del planeta cambiaron de manos muchas veces y la tierra fue el campo de juego de un larga sucesión de conquistadores; los héroes de la raza -perpetuados en la historia, la piedra y el pensamiento humano- han sido los guerreros, y la conquista constituyó un ideal. La guerra mundial (1914-1945) marcó un punto culminante en el trabajo del Principio de Conflicto y sus resultados, como ya he demostrado, son actualmente la inauguración de una nueva era de armonía y cooperación, debido a la tendencia del pensamiento humano hacia la cesación del conflicto. Éste acontecimiento es de principal importancia y debería considerarse como una encrucijada en los asuntos humanos. Tal tendencia es impulsada por el cansancio de la lucha, por un cambio de apreciación respecto a los valores en la realización humana, y por un reconocimiento de que la verdadera grandeza [i622] no se expresa por medio de tales actividades como las de Alejandro el Grande, Julio César, Napoleón o Hitler, sino por quienes ven la vida, la humanidad y el mundo como un todo unido, interrelacionado, cooperativo y armonizado. Quienes luchan por esta unidad mundial y educan a la raza en los Principios de Armonía y rectas relaciones humanas, serán reconocidos algún día como los verdaderos héroes.

     El factor que debe relacionar y relacionará, el Principio de Conflicto con la expresión de la armonía, y producirá el nuevo orden mundial y la nueva civilización y cultura, es la voz y la tendencia de la opinión pública, y la oportunidad ofrecida al pueblo de todas partes, para obtener la seguridad social y las rectas relaciones humanas. Ningún gobierno lo logrará, sino la rectitud innata de los mismos pueblos cuando hayan sido educados para ver claramente las cuestiones, las relaciones que deben establecerse y la inmensa unidad subjetiva del género humano. Esto no se obtendrá sin un intenso período de educación planificada, de una prensa y una radio verdaderamente libres -libres para exponer la verdad exacta y los hechos actuales tales como suceden, sin ser controlados o influidos por la interferencia gubernamental, grupos de presión, organizaciones religiosas o cualquier partido dictatorial o dictador. El pecado de la Iglesia Católica Romana consiste en el esfuerzo de decir a las personas lo que deben pensar -teológica y políticamente-, lo que deben hacer, leer y vestir; éste, en mayor medida, es el crimen de Rusia. Las masas en los países estrictamente católicos no tienen tanta libertad de pensamiento como las que viven [e511] en países protestantes; el pueblo ruso no conoce la libertad ni tiene oportunidad para formar su propio punto de vista; los intereses comerciales y la conveniencia, imponen restricciones en los demás países. Por medio de estas fuentes de control se impide el acrecentamiento de la verdadera comprensión, se la distorsiona o se la desmerece. En forma curiosa, la intención de los agentes dictatoriales, tanto en el catolicismo como en Rusia, es básicamente buena; creen que las masas ignorantes son incapaces de dirimir por sí mismas lo que deben escuchar, [i623] pensar o decidir; por lo tanto deben ser protegidas -en el primer caso por decretos y prohibiciones provenientes del Vaticano (por intermedio del sacerdocio organizado) respecto a la correcta actitud y acción a seguir sin discusión, y, en el segundo, absteniéndose de decir la verdad sobre los sucesos y acontecimientos. Pero los hombres están despertando en todas partes y -proporcionándoles un liderazgo sensato, que en la actualidad no existe en ningún país del mundo- puede confiarse que desviarán la oleada hacia un gran movimiento armonizador y unificador.

     Cuando estudiemos el efecto del Principio de Conflicto como instigador de la armonía eventual, en relación con las naciones, recordemos que la amplia extensión del conflicto indica el punto culminante, que los "puntos de crisis" que expresan el conflicto son ya bien conocidos por todos los hombres, que fue alcanzado un "punto de tensión" (del cual las Naciones Unidas es un símbolo) y que oportunamente probará ser el agente que logrará un "punto de surgimiento". Pediría que mantuvieran estas tres frases -descriptivas de la actuación del Rayo de Armonía a través del Conflicto- constantemente presentes respecto a los desarrollos en su propia vida, en la vida, de su nación o de cualquier nación y en la vida de la humanidad como un todo. Personifican la técnica por la cual la Jerarquía espiritual de nuestro planeta extrae el bien del mal, sin originar el mal o infringir el libre albedrío del género humano.

     Algunas naciones necesariamente responden más a la energía de este cuarto rayo que otras, porque es la energía que condiciona las actividades de su personalidad o la que condiciona la expresión de su alma. No olviden que las naciones como los individuos expresan el alma y el cuerpo. Las naciones que responden a este rayo de energía son:

     La India, cuyo rayo material o de la personalidad, es el de Armonía a través del Conflicto. Esto pudo verse en plena expresión en ese desgraciado país durante los años 1947-1948. La India es muy antigua y está cristalizada en su separatividad, en sus miríadas de sectas y grupos religiosos diversificados, en sus [e512] numerosos idiomas y en sus antiguos antagonismos; [i624] pasará mucho tiempo antes de que exista una síntesis o armonía básica. Su problema reside allí, y desgraciadamente carece de una conducción totalmente desinteresada; como sucede en cualquier otra parte del mundo, la política partidista y las separaciones religiosas condicionan sus numerosos pueblos. La energía del alma de la India es la de Voluntad al Poder o gobierno, pero esa energía espiritual no estará verdaderamente activa hasta que haya resuelto sus muchas diferencias y retomado los antiguos caminos de la comprensión espiritual y de la sabiduría iluminada, que la caracterizaron durante muchos siglos. La India casi ha perdido la luz, pero cuando haya pasado por los futuros puntos de crisis y obtenido un punto de tensión unido, entonces hallará la puerta o el punto de surgimiento a la luz.

     El rayo que rige la expresión del alma de la raza germana es el de Armonía a través del Conflicto, pero su personalidad materialista, enfocada en la naturaleza emocional, aún no controlada por el alma, está condicionada por el primer Rayo de Poder. Alemania como nación es demasiado joven, inmadura y negativa para comprender el verdadero uso del poder; carece de sabiduría para utilizarlo, y su sentido de inferioridad (por su juventud) conduce a abusar de él cuando lo posee. La raza germana es muy antigua y, durante los últimos cien años, los conductores germanos han confundido las cuestiones raciales y las ambiciones nacionales. Las razas son básicamente subjetivas y las naciones fundamentalmente objetivas. Sus líderes permitieron que el ideal de poder (una gran responsabilidad espiritual) los llevara a sincronizar la raza germana con la nación germana. Esta falta de madurez, ambición desviada y casi infantil, pusieron en violenta actividad el Principio de Conflicto por medio de la guerra mundial (1914-1945) para poner fin al creciente nacionalismo en Alemania y en todas las naciones. Gran Bretaña se halla en una etapa de surgimiento en que está saliendo de la forma mental nacionalista; los Estados Unidos y Rusia están llegando -una, al punto de tensión en lo que concierne al concepto y la otra, al punto de crisis. El punto de crisis y de tensión de Alemania condujo a la explosión de la guerra mundial; no obstante, después del debido proceso de sufrimiento, de reeducación [i625] y entrenamiento en las rectas relaciones humanas, el pueblo alemán descubrirá su alma; entonces, el pueblo alemán, con su personalidad fusionada con el alma, demostrará, en forma excepcional, la significación de la armonía. La síntesis fundamental y subjetiva de la raza germana no debe ser confundida con la nación separatista del pueblo alemán, y la unidad emocional y sentimental subyacente (empleando la [e513] palabra "sentimental" en su correcto sentido) no debe ser confundida con la unidad territorial. Existe unidad racial y subjetiva entre la Comunidad Británica de Naciones y los Estados Unidos de América, pero ésta a su vez no debe ser confundida con las agrupaciones y objetivos nacionales externos.

     Italia también está influida por el Rayo de Armonía a través del Conflicto, debido a que su personalidad o expresión materialista, está condicionada por este rayo. Durante la guerra mundial Italia tuvo un rey, un dictador y un papa, y esto produjo un vórtice de conflicto en el pueblo italiano altamente inteligente. El dictador ha desaparecido, la monarquía también y sólo queda la constante Voz del Vaticano, pero -en forma curiosa- recibe menos atención de Italia que de otros países católicos. Los conflictos durante siglos han hecho mucho para el pueblo italiano, y su psicología altamente extrovertida producirá en él un equilibrio muy promisorio en el futuro. El conflicto mental por el que han pasado durante los últimos cien años ha sido bueno para ellos. Desmembrados por la política partidista, en rebeldía contra el clericalismo y carente de conducción, no obstante están bien encaminados en la solución de su problema.

     Si el cuarto Rayo de Armonía a través del Conflicto es la energía que se expresa por medio del alma, indica que el país involucrado se está acercando al sendero del discipulado o al de probación. Austria y Alemania se están acercando al sendero del discipulado; Brasil está en el sendero de probación y avanzará rápidamente; Austria está más cerca del verdadero discipulado que Alemania y, espiritualmente, Austria tiene mucho que dar. No faltará conducción [i626] espiritual cuando haya obtenido cierta medida de seguridad y de mejores condiciones de vida. Alemania debe pagar un precio elevado por su inmadurez e interpretación infantil de los asuntos mundiales; su carencia de capacidad mental y su curiosa crueldad innata permitió a las Fuerzas del Mal (temporariamente) actuar por intermedio de Alemania y precipitar el conflicto mundial. Pero Alemania se recobrará, siempre que no se le permita convertirse nuevamente en un campo de batalla, debido a su posición estratégica en Europa Central. Para esta recuperación todos los hombres de buena voluntad deben trabajar.

     Quizás sea apropiado señalar aquí que las fuerzas espirituales del planeta no temen mayormente un nuevo estallido de la guerra en el plano físico. Hay muchas probabilidades de que pueda ser evitada, debido a la creciente rebeldía de las masas contra la guerra en el plano físico, a la fatiga general de las naciones y a [e514] que pueden llegar a ser eficaces los concilios de las Naciones Unidas para ventilar dificultades y problemas.

     Cada una de las tres Grandes Potencias tiene su propio conflicto interno, condicionado por su tradición histórica, su énfasis nacional y sus desarrollados hábitos mentales o -según el caso- sentimentales.

     El conflicto principal de Gran Bretaña, en la actualidad, es entre los pensadores reaccionarios y los trabajadores inexpertos en el campo político, que favorecen la ideología socialista. Este conflicto es muy profundo, está minando y destruyendo las antiguas formas y produciendo una intensa fricción nacional en todos los grupos y partidos. Un grupo lucha para conservar el antiguo orden; el otro lucha ferozmente para abolir los antiguos métodos en el menor tiempo posible; aún otros grupos luchan por sus diferentes ideologías, complicando el problema. Lo interesante es que el conflicto se libra mayormente entre los líderes de partido, y sus convencidos e inmediatos seguidores contra las masas que dudan de la sabiduría, la capacidad y las actividades de ambos grupos y lentamente deciden que no les agrada ni desean a ninguno de ellos, pero (por carecer de un real liderazgo) no saben qué [i627] hacer. La característica predisponente del británico es un sentido de justicia y esto es lo que el pueblo busca. Sin embargo encuentra que ningún partido tiene un plan o programa efectivo, que ambos están animados por la política de partido y que los intereses de todo el pueblo, que podrían ser servidos por una sabia coalición, no son de mayor importancia para los actuales líderes de partido. Por consiguiente, este conflicto interno va produciendo lentamente una armonía de propósito y de intención en la mente de la población; esto será mayormente el resultado del creciente poder que ejercen las mujeres en el país, y su acrecentada penetración en la política municipal y nacional. La cualidad de la retrospección histórica británica ha sido predominantemente masculina. Actualmente, el factor equilibrador de la interpretación femenina y su punto de vista, son necesarios y serán provistos. Gran Bretaña, desde el ángulo de su personalidad o problema material, está regida por la energía o el Rayo de Voluntad o Poder, mientras que el alma del país está condicionada por al Rayo de Amor-Sabiduría. Tenemos aquí la presentación de una energía positiva y una negativa y, cuando se fusionen y mezclen, se tendrá un equilibrio y una sabiduría que falta en la actualidad.

     En Francia, donde los rayos contribuyentes corresponden a la línea del intelecto, tenemos necesaria y naturalmente una fuerte influencia materialista y allí el conflicto es difícil de resolver. El [e515] aspecto mente produce siempre todas las separaciones, las brechas y las diferencias, en la palestra humana de Francia, convirtiéndola en el campo de juego de incontables ideas antagónicas, de diversidad de grupos y personalidades que chocan y conducen a una intensa preocupación por Francia y su bienestar; demuestran poco interés por otras cosas o por cualquier otra nación o grupo, excepto en lo que afecta a Francia o a su pueblo. Los franceses no están, de ninguna manera, preparados para equilibrar el conflicto con la armonía, ni aún internamente. Las cualidades de la mente -orgullo, autocentrismo, una actitud separatista, una planificación egoísta y un materialismo que penetra profundamente en la conciencia de las masas- predominan en su actividad y están [i628] centradas en el bienestar material de Francia. Ninguna ideología predomina, por eso el conflicto no se ha elevado al nivel ideológico, y mientras un idealismo reconocido no empiece a influir la mentalidad francesa y la conciencia de la masa, Francia no puede crecer; no existe allí un sentido básico religioso o espiritual en gran escala, porque la mente, que en forma tan inspiradora puede iluminar el plano del espíritu, está enfocada principalmente en los tres mundos de la vida material. Esta pronunciada actividad del intelecto, de la cual los franceses se sienten tan orgullosos, es en gran parte responsable de la situación imperante en los campos político y económico de Francia, más las dificultades que ellos comparten con todas las naciones implicadas en la guerra. Cualquier perspectiva de armonía interna está aún muy lejos, pero llegará. Recuerden lo que he escrito muy anteriormente en uno de mis libros, de que Francia revelará oportunamente la verdadera naturaleza del alma o de la psiquis, e inaugurará la era de la verdadera psicología esotérica. Para hacerlo, debe inevitablemente descubrir su propia alma y al hallarla -por medio de la mente iluminada- traerá luz a la humanidad. El conflicto que ahora se libra en Francia se resolverá eventualmente en armonía y ella despertará a los valores espirituales superiores. Una vez que el rayo de conocimiento puro de su alma esté activo, dominará a su personalidad o el material Rayo de Inteligencia Activa, que en un tiempo fue el más poderoso de todos los rayos. La tarea del Rayo de Armonía a través del Conflicto es llevar esto a cabo, liberando a Francia para su entrada en la luz.

     En los Estados Unidos, la energía del cuarto rayo se halla particularmente activa, a causa del conflicto de razas, naciones, ideas, teorías políticas, desarrollo inmaduro, política corrupta y egoísmo infantil; esto prevalece más entre los líderes de los municipios y de la política, que entre la masa de la gente común de cada estado, básicamente sana, aunque fácilmente desviada por los así llamados [e516] líderes; los estados sureños, sin embargo, están increíblemente degenerados y engañados. Recuerden siempre, cuando consideramos desapasionadamente a estas diferentes naciones, que nos ocupamos de las mismas tendencias e ideas que [i629] existen en cada aspirante individual -el conflicto entre los hábitos, pensamientos y fallas arraigadas de la personalidad y una constante y creciente presión del alma. Los Estados Unidos, siendo una de las naciones más jóvenes -debido a los muchos tipos raciales representados-, es una de las más antiguas; este curioso equilibrio debe conducir inevitablemente a un rápido desarrollo con la consiguiente asunción al poder, con un creciente incentivo de amor y un mayor sentido de la responsabilidad.

     El conflicto en los Estados Unidos es entre el amor a la libertad, llegando casi a la irresponsabilidad y al libertinaje, y una creciente ideología humanitaria que traerá como resultado servicio mundial y la no separatividad. Los rayos de energía que rigen a los Estados Unidos son el sexto Rayo de Idealismo, la energía de la personalidad del país, y el segundo Rayo de Amor-Sabiduría, que rige al alma del país. Quisiera señalar aquí que el rayo del alma de los Estados Unidos lo relaciona con Gran Bretaña. La energía de sexto rayo de la personalidad (en la actual etapa de desenvolvimiento) produce un idealismo y requiere que la intensa preocupación por mantener un elevado nivel de vida y bienestar físico, sea trasmutada y cambiada por una apreciación idealista de los verdaderos valores espirituales; están velados y ocultos hoy en la filosofía materialista del país. La interpretación juvenil de este idealismo puede observarse en la plena convicción del pueblo norteamericano de que todo lo que existe allí es mejor que lo de cualquier otro país, en su anhelo de decir a todo el mundo lo que debe o no debería hacerse, en su rebeldía contra todo control y en su irreflexiva aceptación de cualquier información acorde con sus ideas y prejuicios preconcebidos; el aspecto madurez del idealismo norteamericano conduce a su pueblo a una rápida respuesta al bien, a la belleza y a la verdad, a la expresión de un activo humanismo y a un acercamiento invocador espiritual a la realidad.

     Es interesante observar el alineamiento poco común de energías de rayos que existe hoy en los Estados Unidos: [i630]

La energía del alma Rayo de Amor-Sabiduría Segundo rayo
La energía de la personalidad Rayo de Idealismo Sexto rayo
La energía que relaciona a ambas Rayo de Armonía a través del Conflicto Cuarto rayo

     Los rayos 2.4.6. pertenecen a la segunda línea de energía espiritual [e517] y carecen de la cualidad de firmeza y fortalecimiento de la primera línea de energía de rayos 1.3.5.7., que están regidos por la Voluntad o Poder. La civilización norteamericana, con toda su vociferación sobre la precocidad juvenil, es, en realidad, la heredera de la saliente civilización de sexto rayo, la pisceana; por lo tanto he aquí la razón de la tendencia del pueblo norteamericano de adoptar violentamente idealismos e ideologías condicionantes. La tendencia idealista, en conflicto con las pronunciadas inclinaciones materialistas de esta particular era moderna, evocará finalmente la armonía que liberará el espíritu de Norteamérica, revelará a su pueblo que constituye un solo mundo y le permitirá armonizarse con el resto del mundo y evocar la respuesta amorosa de otras naciones. Para esto deben trabajar los hombres de buena voluntad.

     Rusia es actualmente, si sólo pudieran comprenderlo, un campo de batalla dentro de sus propios muros cerrados. La cortina de hierro es para Rusia lo que la doctrina Monroe fue para los pueblos americanos. En conexión con las tres Grandes Potencias -la U.R.S.S., los EE.UU. de Norte América y el Reino Unido- se están precipitando específicamente ciertos conflictos mayores que afectarán fundamentalmente el destino de la humanidad. Estas tres naciones constituyen los tres puntos de un triángulo de energía mundial muy potente, y cuando se haya establecido entre ellos una libre circulación y verdadera comprensión, entonces la paz mundial quedará asegurada y Cristo podrá venir. Esta libre comprensión y armonía (si puedo emplear tal término) se obtendrá por la llegada de una verdadera medida de armonía interna para las tres naciones, como resultado de su propio conflicto particular, para luego ir adelante en un esfuerzo por armonizarse mutuamente y con el resto del mundo.

     Rusia tiene el mismo rayo de la personalidad que los Estados [i631] Unidos, y su alma, que es de séptimo rayo (condicionada por el Rayo de Orden ), está estrechamente relacionada con el rayo de la personalidad de Gran Bretaña, el primer Rayo de Voluntad o Poder; el aspecto voluntad de la divinidad actúa en el plano físico como el séptimo Rayo de Orden, o de conformidad con la voluntad divina interna.

     El problema interno de la U.R.S.S es el conflicto librado entre la arrogante e impuesta voluntad de un puñado de poderosos dictadores y la reacción fluida, inestable e ignorante de un pueblo al cual se le niega constantemente la verdad; por lo tanto debe luchar ciegamente por su libertad, y hacerlo instintivamente y sin conocimiento de los hechos. Aún no libra una lucha exitosa.

     [e518] Sin embargo, el punto de principal importancia para nosotros es el reconocimiento de que cada una de estas tres naciones se caracteriza por:

a. Un problema similar.

b. Un campo de batalla que conduce a la formación de un triángulo de relaciones, producido por medio del Principio de Conflicto.

     La similitud de los problemas consiste en que la naturaleza de cada una de las naciones está esencialmente compuesta y formada por una amalgama de muchas naciones, numerosos pueblos que hablan distintos idiomas y, en consecuencia, llevan a cabo un gran experimento fusionador.

1. El R.U. es el núcleo o germen viviente de la Comunidad Británica de Naciones, donde se está ensayando un gran experimento de gobierno libre, lo cual proporciona una total libertad y elección interna a cada dominio vinculado, más una interrelación igualmente completa y libre. Todos los dominios son naciones independientes, pero pertenecen a una comunidad unida, y con ello se presenta un diseño a la consideración mundial.

2. Los Estados Unidos es un centro fusionador donde están representadas todas las nacionalidades y van siendo lentamente mezcladas en Una Humanidad en miniatura. Se está emprendiendo un gran experimento en rectas relaciones y haciendo un real progreso. Como resultado de las rectas relaciones humanas surgirá una cultura y civilización que puede [i632] proporcionar un canon mundial de relaciones. Me refiero aquí a la presentación de la democracia. Aún nada es satisfactorio en la presentación de la soñada democracia. Francia y Gran Bretaña son también democráticas y han tenido mayor éxito, porque están más maduras y tienen más experiencia, pero el crisol de los EE.UU. proveerá eventualmente el destacado experimento de las rectas relaciones, debido a las muchas razas y nacionalidades -todas mezcladas dentro de las fronteras de un solo país.

3. La U.R.S.S. trata también de mezclar y unir en un gran proyecto nacional muchas naciones y razas diversas -europeas y asiáticas- y el esfuerzo es en su mayor parte embrionario. En Rusia se está forjando una ideología mundial que, cuando sea comprobada, puede ser presentada al mundo como un sistema modelo; sin embargo, no vendrá como resultado de una dictadura, ni puede ser presentada en forma agresiva. Rusia -lo comprenda o no en la actualidad- está emprendiendo, en realidad, un gran experimento en la educación y, a pesar de los erróneos métodos y su [e519] pecaminosidad contra la libertad del alma humana, con el tiempo este proceso educativo demostrará convencer al mundo y proporcionará un modelo mundial. Esto sólo tendrá lugar cuando el actual grupo de dictadores y hombres arrogantes desaparezcan, o un pueblo que despierta los obligue a abandonar el poder.

     Por lo tanto, en estas tres grandes naciones vienen a la manifestación los tres principales aspectos divinos, sentando así la base para el nuevo orden mundial, y los tres son de igual importancia.

     En Gran Bretaña - correcto gobierno humano - Voluntad o Poder

     En los Estados Unidos - rectas relaciones humanas - Amor-Sabiduría

     En la U.R.S.S. - correcto uso de la mente - Inteligencia

     Esto debe ser recordado y enseñado, y los hombres de buena voluntad de todas partes deben trabajar por una más estrecha relación entre estos tres pueblos. Los tres puntos de un triángulo divino de energía no deben permanecer aislados, manteniendo cada uno su propio punto de tensión; cada uno debería estar relacionado, distribuir energía fortalecedora a los demás [i633] puntos y permitir la libre circulación entre todos los puntos alrededor del triángulo.

     Estos tres grandes problemas mundiales también se están solucionando en cada una de estas tres naciones:

1. En Gran Bretaña se va solucionando el problema del socialismo, y el sensato razonamiento del pueblo equilibrará oportunamente las dos condiciones de un programa socialista y de libre empresa; esto debe hacerse porque la posición extremista es insostenible en cada caso, presentando hoy un conflicto que todo el mundo observa. El período de transición entre la vida grupal (en el sentido verdadero y espiritual) y el del presente y pasado de un intenso individualismo, no es fácil, y en Gran Bretaña toda la cuestión se está poniendo a prueba. El puente será construido.

2. En los EE.UU. tenemos el problema de la relación entre el capital y el trabajo, que espera solución; el conflicto es feroz, pero llegarán eventualmente a un compromiso si el capital abandona ciertos poderes arrogantes, reconoce los derechos de otros seres humanos y demuestra menos codicia egoísta, y si los trabajadores evidencian también menos egoísmo y exigencias y un espíritu más comprensivo. El puente entre estos dos grandes grupos debe ser construido y se construirá.

3. En la U.R.S.S. tenemos el problema de la nivelación de las masas pertenecientes a todas las clases, lo cual ha producido un bajo nivel de vida, y el trabajo a realizar allí consiste en elevar, [e520] mas que en construir el puente. Además se está produciendo un serio conflicto que aún es poco comprendido por quienes no pueden penetrar en la hermética ciudadela que es Rusia. Constituye en realidad un conflicto entre el ascendente espíritu humano y la fuerza del régimen totalitario, que se esfuerza en mantenerlo sojuzgado, matando el individualismo. La fortaleza innata que posee el espíritu humano para elevarse, nunca ha fracasado, y este conflicto demostrará ser el agente que armonizará muchos factores.

     Dentro de la comunidad de naciones, algunas de ellas han sido siempre los principales agentes del conflicto, debido en gran parte a su temperamento ardiente, fuerte prejuicio y [i634] condición emocionales. Los polacos y los irlandeses son los principales "catalizadores del conflicto" y fomentan constantemente dificultades entre los pueblos. Tal ha sido siempre su historia. Las agresiones francesas, durante la edad media, causaron también dificultades, y posteriormente Alemania se convirtió en el principal agente de conflicto. Actualmente el pueblo judío está engendrando dificultades y es interesante observar que la pretensión principal de Polonia, en el pasado, luego la de Irlanda, y ahora la de los judíos, fue la posesión territorial, evidenciando así un sentido de valores muy distorsionado. En último análisis, hay un solo mundo y una sola humanidad y en un lapso más breve de lo que se cree, las fronteras y los territorios significarán muy poco. El único factor de importancia será la ciudadanía mundial.

     Los judíos están regidos por el tercer Rayo de Inteligencia Activa, la energía que compenetra y controla la materia o sustancia. Durante los años inmediatos después de la guerra, estuvieron también bajo el control de un espejismo impuesto por los dictadores sionistas que trataban (sin éxito) de ser para el pueblo judío lo que Stalin y su grupo, o Hitler y su banda, han sido para sus pueblos. Aplicaron los mismos métodos, aterrorizando, reteniendo información, vapuleando a sus opositores, haciendo falsas proclamas, sobornando y corrompiendo. Fueron y son una minoría, pero poderosa, debido a sus grandes riquezas y posiciones de poder. Reclaman un país al cual no tienen ningún derecho posible y lo ignoraron durante dos mil años. Su actitud es quizás la acción más agresiva de la era, marcando un punto culminante; ha producido una seria tensión mundial, pero de ella puede venir el bien y alcanzarse un "punto de surgimiento para la humanidad". El asunto agresividad puede observarse con mayor claridad debido a sus actividades. Muy pocos países están hoy en posesión de sus habitantes originales y si el restablecimiento se hiciera para todos los nativos (lo cual no es posible), se crearía una situación imposible, tan legítima como la posición sionista. Si se consideran las [e521] demandas sionistas (y lo han sido) deberán comprender [i635] a su vez que (si se ha de creer en El Antiguo Testamento) ellos mismos originalmente arrebataron Palestina a sus poseedores legítimos hace aproximadamente tres mil años, a punta de espada y por una agresión no provocada.

     El conflicto que los sionistas han precipitado en la actualidad es básico y útil. Tiene carácter de prueba; está basado en la agresión en el plano físico, librándose la más violenta perturbación emocional fundada sobre premisas completamente ilógicas. El judío ha sido siempre (sería útil que lo recordara) el símbolo de la humanidad evolucionante, buscador, inquieto, materialista, separatista y codicioso. Es el símbolo de la conciencia masiva, que presenta esta conciencia en forma exagerada; busca siempre un hogar, y es el verdadero Hijo Pródigo del Nuevo Testamento.

     Curiosamente, los judíos nunca fueron una raza guerrera, desde el tiempo de la triste historia de la conquista de las primitivas tribus en Palestina; han sido perseguidos y repudiados a través de los siglos, y en represalia han seguido simplemente adelante -el judío errante buscando un hogar y la humanidad errante, diciendo siempre, "debo levantarme e ir a mi Padre". El móvil del Hijo Pródigo en la historia del Evangelio, es estrictamente materialista, y tenemos aquí un ejemplo sobresaliente del conocimiento profético de Cristo.

     El pueblo judío no solamente ha repudiado al Mesías (que su raza produjo), sino que ha olvidado su excepcional relación con la humanidad; no recuerda que actualmente millones en el mundo han sufrido como ellos; en los campos de concentración de Europa había por ejemplo, un ochenta por ciento de otras razas y sólo un veinte por ciento de judíos. Sin embargo el judío luchó para sí, e ignoró grandemente los sufrimientos de sus semejantes en los campos de concentración.

     Me he extendido sobre el conflicto judío porque es el símbolo de todos los conflictos del pasado, en la historia humana, basado en el egoísmo universal y en la codicia de la humanidad no evolucionada, y porque la prueba crucial de las naciones y [i636] de la Asamblea de las Naciones Unidas reside en las decisiones que tomen o puedan tomar respecto a Palestina.

     La prueba, respecto a las naciones, radica en su disposición a dar refugio a los judíos, y se les habría ofrecido si la partición de Palestina hubiese sido negada. La falta de disposición de las naciones en aceptar a los judíos (aunque varios se hayan ofrecido voluntariamente), particularmente el rechazo de los Estados Unidos en aceptarlos, es una acción separatista y errónea y está basada en una [e522] conveniencia política. La prueba, en lo que se refiere a las Naciones Unidas, consistía en apoyar la partición y así perpetuó el espíritu de agresión y de codicia territoriales, contra lo cual las Fuerzas de la Luz se habían alineado en la última guerra. Las Naciones Unidas han cometido ya un error importante por haber admitido originalmente a Rusia en sus Asambleas -una potencia tan totalitaria como lo fue Alemania. Ahora han cometido otro. El primer error fue precipitar en las Naciones Unidas el elemento de conflicto y ese espíritu de "imposición fanática" que caracteriza a la ideología totalitaria; en el segundo caso, por haber apoyado la partición, perpetúan la antigua técnica de arrebatar (por la fuerza de las armas, si es necesario) las posesiones a sus legítimos dueños. Eso fue una prueba para los Estados Unidos, pues los judíos norteamericanos crearon la situación con relativamente poca ayuda o apoyo de los judíos de otras naciones. Los Estados Unidos impulsados por la conveniencia, el peso financiero de los sionistas y la posición estratégica de Palestina, han arrojado el peso de su influencia en el conflicto, apoyando la agresión y el robo territorial. Podían haber trabajado a favor del Principio de Armonía y permitido que el tiempo y la no separatividad de las naciones arreglara y resolviera el problema judío.

     Nada más diré; la naturaleza simbólica de este problema mundial básico y su importancia dinámica para la humanidad, me han inducido a explayarme. La decisión respecto a los judíos, es de importancia jerárquica, debido a la relación kármica de Cristo con la raza judía, al hecho de que ellos Lo repudiaron como Mesías y Lo siguen repudiando, [i637] y a la naturaleza interpretativa del problema judío en lo que concierne a toda la humanidad.

Los Resultados de la Actividad del Cuarto Rayo sobre el Discípulo Individual.

     Actualmente, los discípulos del mundo están sumergidos en un océano de energías en lucha; el Principio de Conflicto llega a cada vida; es potente en la conciencia de cada aspirante individual y condiciona la conciencia masiva del género humano. Emocional y físicamente las masas en cada país van siendo despertadas por este conflicto; los discípulos en el mundo y las personas reflexivas de todas partes van despertando mentalmente, como también emocional y físicamente, de allí la intensidad de su problema. Los puntos de crisis en las vidas de los discípulos -durante las últimas décadas- han sido muchos; ahora se ha alcanzado un punto de tensión de naturaleza extrema. ¿Con qué rapidez este punto de tensión puede producir el necesario punto de surgimiento?

     No tengo la intención de considerar largamente el efecto de [e523] este conflicto en la vida de los discípulos. Concierne a esa historia con la que todos están familiarizados. Los aspirantes y los discípulos son, desde el ángulo de la evolución, los seres más estrictamente humanos que se encuentran en el cuarto reino de la naturaleza, debido a que la mente, la emoción y la actividad física, están integradas o en proceso de integración, en un todo funcionante. El discípulo sin embargo sabe que -como resultado del conflicto- se producirá la completa armonización de toda su naturaleza y que la fusión del alma y la personalidad será consumada, para lo cual está trabajando. Puede aplicar el mismo principio al considerar los asuntos humanos generales; necesita ver en todo conflicto mundial los pasos necesarios hacia una armonía eventual -una armonía basada en la verdadera percepción mental y en el sensato idealismo. El proceso de desarrollar la comprensión mental y la sana actitud racional, aunque espiritual, tiene lugar ahora; el surgimiento de tantas ideologías son la garantía de que el verdadero idealismo eventualmente aparecerá y controlará el ideal de las rectas relaciones humanas; [i638] la lucha entre el control emocional y el control de la mente en firme desarrollo, está condicionando hoy al género humano. Cuando se libran simultáneamente un conflicto menta, uno emocional y uno físico, los resultados deben necesariamente ser difíciles, pero son siempre superables. Los conflictos en la actualidad son numerosos, vitales e inevitables, existen en la conciencia individual y en la conciencia de la masa; presentan constantemente puntos de crisis y están trayendo hoy un punto de tensión mundial, que es casi insoportable. Pero el discípulo individual y la humanidad tienen ante sí un punto de surgimiento.

     ¿Qué debe hacer el discípulo mientras él y sus semejantes son dominados por el punto de tensión? La respuesta es simple. Desarrollar, cada discípulo y todos los grupos de discípulos, la capacidad de pensar sensatamente, estar correctamente orientados y poseer un amplio punto de vista; pensar verdaderamente, sin esquivar cuestiones, mantener siempre la calma, la comprensión desapasionada y amorosa; aplicar en su medio ambiente las cualidades que establecerán rectas relaciones humanas y demostrar en pequeña escala la conducta que caracterizará algún día a la humanidad iluminada; no desanimarse y mantener firmemente la convicción de la inevitabilidad del destino espiritual de la humanidad; comprender en forma práctica que "las almas de los hombres son una", y aprender a ver, más allá de la apariencia externa inmediata, la interna (a veces remota) conciencia espiritual; saber que el conflicto mundial actual terminará.

     Lógicamente, el resultado del conflicto no será perfecto, pues la perfección no es aún posible para el hombre; sin embargo, puede [e524] crearse una situación tal que permita al Cristo retornar a la relación objetiva con el género humano, y emprender Su tarea para resucitar al espíritu humano de la tumba del materialismo y llevarlo a la clara luz de la percepción espiritual. Para esto deben trabajar todos los hombres. [i639]

Resumen y Predicción

     Resumiré ahora algunos de los puntos importantes de esta instrucción:

1. El cuarto Rayo de Armonía a través del Conflicto es el factor controlador de los asuntos humanos de todos los tiempos y, particularmente, hoy.

2. El Principio de Conflicto es el agente del Principio de Armonía y produce las tensiones y tirantez que conducirán, finalmente, a la liberación.

3. La gran Iniciación de la Renunciación, más las numerosas y pequeñas renunciaciones, son el resultado del conflicto interno y preceden siempre a la liberación de la armonía y la paz.

4. El conflicto produce: Guerra-Renunciación-Liberación.

5. La humanidad está sujeta a las crisis de discriminación, que conducen a la correcta elección. Este problema que actualmente enfrenta la humanidad, llevará a una crisis dentro de las Naciones Unidas.

6. La Jerarquía está sujeta a las crisis de decisión, que conducen a la percepción del Plan, a participar en el Propósito y a evitar el mal.

7. El Principio de Conflicto actualmente está activo en todas: las naciones, religiones y organizaciones, produciendo el surgimiento de la nueva era.

8. El conflicto produce puntos de crisis, luego un punto de tensión y, oportunamente, un punto de surgimiento.

9. El Principio de Conflicto prepara el camino para el retorno de Cristo, que inaugurará la nueva era de armonía.

10. El Cristo vendrá de tres maneras diferentes, por:

a. la influencia ejercida sobre los discípulos y aspirantes, en el plano mental,

b. la afluencia del amor o conciencia crística sobre las masas, en el plano emocional,

c. la reconocida Presencia física de Cristo en la Tierra. [e525]

11. Ciertas naciones están actualmente desgarradas por el conflicto, pero [i640] avanzan hacia la armonía; otras son puntos focales de discordia, sirviendo así al Principio de Conflicto.

12. La U.R.S.S., los EE.UU. Y el R.U., constituyen un triángulo de energía gobernante que, una vez establecidas las rectas relaciones, puede crear, creará y fomentará rectas relaciones humanas entre los hombres.

13. La raza judía es un símbolo de la humanidad en su sentido masivo. En la resolución de su conflicto y en la iniciación de la correcta acción tendrá lugar un gran avance en la liberación humana.

14. Cuando aprenda a armonizarse por medio del conflicto el discípulo individual, dará un ejemplo que ayudará definitivamente a toda la humanidad.

     ¿Qué puedo profetizar y qué puedo predecir en relación con los asuntos humanos y el futuro de la raza?

     Quisiera recordarles que ni siquiera la Jerarquía de almas espirituales y liberadas, la Iglesia de Dios invisible, sabe el camino que la humanidad elegirá. Las tendencias generales son vigiladas y las posibilidades consideradas, las energías que afluyen a la familia humana son dirigidas y manipuladas y las condiciones pueden ser frecuentemente reajustadas, pero los hombres deciden por sí mismo la acción directa, hacen su propia elección y ejercen sin impedimento el libre albedrío que pueden poseer en un momento dado. No profetizo, porque no sé. Sin embargo, puedo decir que las cuestiones en juego van siendo ahora tan claras que la correcta decisión es más posible que en cualquier otro momento de la historia humana. Por lo tanto, a menos que las tensiones emocionales sean demasiado agudas, la humanidad decidirá eventualmente la correcta acción a emprender. Sin embargo, las emociones son muy intensas y las personas espirituales del mundo no están lo suficientemente despiertas como para manejarlas. La activación y el despertar de la naturaleza crítica de la época y de los problemas mundiales son una necesidad inmediata, y todos los hombres de buena voluntad deben considerarlos como su primordial deber.

     Como he dicho anteriormente, si las tendencias que se están estableciendo ahora se desarrollan correctamente, la Jerarquía no prevé la inminencia de la guerra; la guerra puede ser evitada si [i641] las naciones se ocupan plenamente de la tarea de reconstrucción y si se inaugura un programa educativo de rectas relaciones humanas, llevándolo a cabo muy sistemática y cuidadosamente. Haciendo hincapié sobre las relaciones subjetivas entre las naciones e ignorando las fricciones externas y los desacuerdos objetivos, puede [e526] tener lugar una gran fusión de intereses humanos, lo cual será unificador y duradero; si se ve con claridad la brecha entre la separatividad y las rectas relaciones, los hombres sabrán por sí mismos la acción a emprender.

     La guerra se libra hoy entre las ideas antagónicas, y es esencial que esta brecha se vea con toda claridad. Sólo la voz de la opinión pública entrenada y la demanda inteligente de las masas por rectas relaciones humanas, pueden salvar al mundo del caos. Si esto es así, también será claro el deber de todo discípulo individual, hombre de buena voluntad y pensador inteligente. Terminaré mi tema con este pensamiento y la acción que he indicado.


Castellano:
InglÚs:

[ Anterior | Indice | Otros Libros | Siguiente ]

Esta obra está bajo una licencia de: Creative Commons License
Los Libros Azules
© 2010 — info@libros-azules.org